Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La RSE forma parte de las nuevas reglas de la economía

El Foro Internacional “Responsabilidad Social Empresarial: las Nuevas Reglas de la Economía”, organizado por la Cámara de Comercio de Santiago, CCS, en alianza con la Universidad Pontificia de Valparaíso, conformó una tribuna en el que los conferencistas invitados, procedentes de distintas parte del mundo, ofrecieron las perspectivas de los gremios, sociedad civil, empresa privada, gobierno, sindicato y de los técnicos expertos.

Como denominador común, y era uno de los propósitos del evento, también respalddo por el Global Reporting Initiative, estuvo la nnecesidad de conectar a la RSE con el modelo de negocio, y especialmente acentuar la transparencia en la cadena de suministros, iniciarse en la elaboración de reportes de sostenibilidad, y la propiciar la metodología de la Norma ISO 26000.

El gobierno, en la voz del Sub Secretario de Economía de ese país, Tomas Flores, aupa las prácticas en RSE y hasta se habla de aplicar reportes de RSE para las instancias del Estado. Dar cuenta de sus acciones, ser transparentes y cumplir compromisos es darle soporte al crecimiento económico, en aras de lograr la meta de alcanzar el peldaño de país desarrollado antes del 2020. Implica, según el vocero, asumir los temas relaciones, derechos humanos, medio ambiente, asuntos de consumidores, prácticas laborales, participación y desarrollo “Una economía más sofisticada donde la rentabilidad de la compañía va a la par en su relación con la sociedad”. Citó los logros en los procesos de automatización para la creación de empresas, eliminando la burocracia y fomentando la celeridad que incentive los emprendimientos.

La vicepresidenta de la CCS, Verónica González, se refirió a un cambio en el rol de las empresas: “ya no basta con el tradicional rol generador de empleo de una empresa frente a la comunidad como gran justificativo para su asentamiento. En los tiempos actuales todas las actividades que contribuyen a mejorar la calidad de vida en el entorno de la firma colaboran también al éxito empresarial”. Respecto a la relación con los proveedores, destacó que: “son parte vital del negocio y su éxito es éxito de la empresa. De allí la importancia de preocuparse por la capacitación y perfeccionamiento de aquellos de menor tamaño. Debemos extenderles la mano y acompañarlos en sus emprendimientos”.

El gerente de desarrollos técnicos de GRI, Bastian Buck; enfatizó en que ante las tendencias como la merma de recursos y el aumento de la población mundial crecen los desafíos en torno a las desigualdades, el ambiente y los derechos laborales porque los entornos se hacen complejos. La colaboración entre autores se hace imprescindible.

Cody Sisco, Director de Proyectos Business for Social Responsibility (BSR), Francia, indicó que en las empresas al hacer sus reportes sobre los impactos directos e indirectos que se derivan de las inversiones, las alianzas, y su cadena de suministro deben definir bien lo que es interno y externo, así como evitar caer en errores como el confundir conceptos tales como “el control y la influencia” con “impactos”, y “límites de la organización” con “los límites de presentación de informes.”

“Las empresas deben informar sobre cómo sus actividades afectan a todo, desde el punto de venta, a los orígenes de las materias primas. Para realizar esta tarea menos difícil, las empresas deben centrarse en los impactos más significativos”. Y esto incluye poner esmero en lo que se hace para prevenir, mitigar y remediar los efectos sobre el medio ambiente, la sociedad y la economía. Hay que elaborar y poner en práctica Y en el caso de los proveedores, tener metas muy claras. Además, resaltó que en los temas de sustentabilidad es necesario un compromiso auténtico y convencimiento de la alta gerencia, por su necesario liderazgo en tales prácticas.

Willie Johnson, Director Global de Procter & Gamble en el área de Sostenibilidad Global y Abastecimiento, detalló las estrategias de la empresa para alcanzar metas y beneficios comunes en materia de ecoeficiencia y productividad, así como actividades sociales a favor de los niños. Programas con métodos, roles y tareas claras han sido clave en ese proceso, incluyendo alianzas efectivas y sistemas de evaluación. Esto ha permitido, además la creación de productos sustentables.

Otros representantes de empresas de Taiwán, Portugal y Chile, se hicieron también eco, durante sus intervenciones, de que es imprescindible enlazar la sustentabilidad a todos los niveles de la organización e internalizarlo. “El mundo moderno nos exige asumir las consecuencias de nuestros actos, y la responsabilidad social es necesaria para la competitividad y sostenibilidad a largo plazo”.

La voz de los trabajadores se hizo presente en el Foro a través del representante de la Confederación Sindical Internacional, Dwight Justice. “Las responsabilidades del gobierno y de las empresas no son las mismas, el uno no absuelve al otro. Además es necesario el diálogo y no realizar prácticas sin dialogar con sus públicos, sin tomar en cuenta las expectativas”. Para el sindicalista belga el foco es vincular y acentuar el tema de los derechos humanos en los reportes de sustentabilidad de los proveedores.

En tanto que la sociedad civil estuvo representada en el evento por el director ejecutivo del Instituto Africano de Ciudadanía Corporativa, Douglas Kativu. Desde una perspectiva institucional, resaltó el papel de las organizaciones civiles en esa región del mundo, en su rol de influir y ejercer presión para proteger los recursos naturales, así como la lucha anticorrupción. Aunado a esos planteamientos, el resto de los expertos, provenientes de la India, Noruega, Estados Unidos y Brasil, coincidieron que es mucho lo que hay por hacer en temas de asociatividad y participación, en comparación con lo que se ha logrado al día de hoy. Las normas deben fortalecer los valores democráticos, por lo que la responsabilidad social no debe reemplazar a las ya existentes, sino complementarlas y tener presente en todo momento la dignidad del ser humano, así como las amenazas a la supervivencia del planeta.