Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
La sutileza de los totalitarismos. Andrea Rondón García

En un país en el que las políticas económicas que adopte el Gobierno con verdadera racionalidad y no como una medida política para ejercer control sobre la sociedad, la época de vacaciones no debería significar una tortura, debería ser la época para descansar de todo un año de trabajo.

Pero en Venezuela no. En Venezuela significa exactamente lo contrario. Como sabemos todos, actualmente es una odisea conseguir pasajes, las aerolíneas han disminuido significativamente sus ofertas, las aerolíneas amenazan constantemente con irse del país, no se llegan a acuerdos definitivos para liquidarles divisas, etc.

Nuevamente nuestro problema es el régimen de control de cambio, que luego de poco más de una década de instaurado afecta de una forma más que evidente cada uno de los aspectos de nuestra vida. En realidad siempre los ha afectado, pero ahora es inevitable no verlo, sentirlo y padecerlo en cada una de nuestra toma de decisiones.

El retraso en la liquidación de divisas a las aerolíneas es un problema que ya tiene tiempo y que se suma a otra serie de problemas generados por el control de cambio que tiene como efecto en común la restricción de la libertad del individuo.

En este sentido podemos afirmar que hay distintas formas y más sutiles de restringir o socavar la libertad de un individuo. No hace falta una tarjeta de racionamiento para adquirir alimentos; restringir formalmente los viajes al exterior o censurar libros incómodos.

En un país con un férreo control de cambio basta con dificultar el acceso a divisas para la importación de materias primas para la producción de alimentos; el acceso a divisas a las aerolíneas que operan en el país; el acceso a las divisas para adquirir los materiales necesarios para editar libros o importarlos.

El resultado es el mismo con las toscas y rudimentarias medidas adoptadas por las dictaduras de mitad del siglo pasado que con las más elaboradas y sutiles medidas adoptadas por regímenes autoritarios y totalitarios de hoy. No se tiene la libertad de escoger lo que se desea comprar, ya sea alimentos, libros, ropa, vehículos, etc., no se tiene la libertad de tránsito por las innumerables dificultades para viajar; en definitiva; no se tiene libertad.

Cuando no se tiene libertad se siente que se pierde todo. Pero esta sensación no podemos permitirla. Muchas veces he sostenido que ante regímenes totalitarios lo importante es evitar el quiebre espiritual, porque al fin y al cabo es lo que persiguen. Los totalitarismos buscan dominar todas las esferas de la vida del individuo.

Reconozco que es sumamente difícil evitarlo si no podemos leer el libro que deseamos; ver la película que esperamos; despejarnos y conocer nuevos lugares, ya sea en el país o en el extranjero. Es decir, hacer todo aquello que nos nutre el cuerpo y el alma y que nos hace ser quienes somos.

Pero definitivamente se puede. Les cito algunos ejemplos de que sí se puede: Primo Levy, autor de Si esto es un hombre, fue uno de los 20 judíos que sobrevivió al exterminio de su campo de concentración. Thomas Buergenthal, ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, fue sobreviviente del Holocausto y es autor de Un niño afortunado. Aaron Appelfeld, gran novelista israelí, de niño presenció el asesinato de su madre por los nazis, escapó de un campo de concentración y sobrevivió solo por 3 años escondido en un bosque (todavía era un niño). Norman Manea autor del ensayo El payaso y el dictador, sobrevivió al holocausto y al comunismo.

Frente a cada una de las medidas del Gobierno que afecta todos nuestros espacios, libertades y aspectos de la vida, siempre debemos tener por norte evitar nuestro quiebre espiritual.

ANDREA RONDÓN GARCÍA | NOTITARDE
*Abogada de la UCV. Profesora de la UCAB. Miembro comité académico de CEDICE Libertad.