Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
LABORAL: El sector informal representa 44,8% de la población ocupada

Fedecámaras pide incentivar la creación de empresas. Sindicalistas afirman que el nuevo plan de empleo del Gobierno, como los anteriores, carece de sustento. Cedice lo considera electoral.

Por: Katiuska Hernández, Carmen Sofía Alfonzo A. y Daylis Martínez

“Sector informal no contribuye con el desarrollo económico del país”

■ Hasta cuatro salarios mínimos gana un buhonero al mes.
■ El sector informal representa 44,8% de la población ocupada.
■ En el país más de 5,6 millones de personas están en el sector informal, según el INE.
■ Aseguran que entre 20% y 25% de los integrantes del sector informal están en la buhonería.
■ Isabel Pereira, directora de Cedice, afirma que el porcentaje informales es mayor al que reporta el INE.
■ Cifras del Instituto Nacional de Estadística indican que en 2011 la tasa de informalidad subió de 43,7% a 44,8%, lo que significa que en un año 185.788 venezolanos se incorporaron a la economía no protegida por la Ley del Trabajo.
■ La información del INE significa que el empleo público también creció en 13 años: de 1,2 millones de personas en 1999 se incrementó a 2,4 millones de personas al cierre del mes pasado. Los empleados públicos representan ahora 19,7% del mercado laboral.

En 13 años de gobierno la población ocupada en el sector informal que no cuenta con un empleo estable ni tiene un ingreso fijo y carece de seguridad social, subió 24,4% al pasar de 4,5 millones de personas en diciembre de 1999 a más de 5,6 millones al cierre de 2011, según cifras del Instituto Nacional de Estadística.
En un año, la tasa de informalidad varió de 43,7% del total de la población ocupada a 44,8%. El informe del organismo refleja que el año pasado 185.788 venezolanos entraron en la economía informal.
De la totalidad de la población ocupada, calculada por el INE en más de 12,6 millones de personas al cierre de diciembre, 6,9 millones están en el sector formal, lo que representa una caída de 1,1% con respecto a noviembre pasado. En un año 81.560 personas dejaron de estar empleados en este sector.
Los números del INE indican que el tamaño del empleo público también se elevó en 13 años en 99,53%: de 1,2 millones de personas en diciembre de 1999 a 2,4 millones en la administración pública al finalizar el mes pasado. La nómina en el sector oficial representaba 13,9% del total de la población ocupada formalmente, al concluir el primer año de gobierno de Hugo Chávez. En diciembre pasado, los empleados públicos representaron 19,7% del mercado laboral formal. En el sector privado, para finales de 1999 estaban empleados cerca de 7,4 millones de venezolanos, 86,1% del total de los ocupados. Luego de 13 años, las empresas privadas emplean a más de 10,1 millones de personas, 36,4% más que en 1999.
Mientras, el sector publico elevó su participación en el mercado laboral de 13,9% a 19,7% en 13 años, el privado la redujo de 86,1% a 80,3%.

Más proyectos del Estado:
El vicepresidente del área económica productiva, Ricardo Menéndez, anunció que una vez registradas las personas en la Misión Saber y Trabajo se abrirán los nuevos empleos asociados a proyectos estratégicos que desarrolla el Ejecutivo.
El nuevo plan de empleo tiene como reto bajar la tasa de desocupación que se situó en diciembre en 6,5% equivalente a 885.149 personas desempleadas, según el INE.
“La meta es lograr 3 millones de empleos entre 2012 y 2018.
Generar esa cantidad de puestos de trabajo está asociada al desarrollo de un nuevo modelo económico productivo en nuestro país”, dijo Menéndez en VTV. Señaló que una de las propuestas es colocar a un grupo de personas en puestos de empleo en la faja petrolífera de Orinoco, donde se requieren 11.842 trabajadores, así como su participación en el proceso de construcción de casas de la Gran Misión Vivienda Venezuela.
Declaró a AVN que están planteados proyectos en el área de la salud, agricultura, pesca, obras públicas, educación y transporte, producto e insumo. El también ministro de Industrias Básicas y Ligeras indicó que las personas que se integren a este programa social recibirán una ayuda económica de 430 bolívares, que equivale a 100 dólares y será gradual dependiendo de la formación de cada quien.
Menéndez informó que el registro se iniciará el próximo sábado 14 hasta el domingo 29 de enero, en los estados Vargas, Miranda y Distrito Capital.
Posteriormente el 26 de febrero comenzará en los estados Trujillo, Mérida, Táchira, Zulia, Lara y Falcón. La tercera etapa será en los estados Barinas, Apure, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Yaracuy, Aragua y Carabobo. Y la última entre marzo y abril en Monagas, Anzoátegui, Sucre, Nueva Esparta, Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro.
En 2011 la tasa de ocupados en el sector informal alcanzó 44,8%, según datos del Instituto Nacional de Estadística.
A propósito de ese resultado, la directora del Centro para la Divulgación del Conocimiento Económico, Isabel Pereira, afirmó que ningún país puede tener un desarrollo económico sano si casi la mitad de la masa laboral está en ese grupo.
“El sector informal no paga impuestos y no contribuye con el desarrollo económico del país”, señaló. Explicó que por no tener los beneficios laborales propios del sector formal, la mejoría de sus condiciones está muy ligada, precisamente, al bienestar económico de la nación.
Sobre el porcentaje de informalidad que informó el INE (que representa a 5,6 millones de personas), Pereira dijo que debía ser mayor producto de la ola de expropiaciones de los últimos años y a la falta de iniciativa de nuevas inversiones.
“Las nacionalizaciones han dejado muchos desempleados y la inseguridad jurídica del país hace que las empresas no emprendan nuevos proyectos, que generen nuevos empleos”.
Del total de informales, indicó que entre 20% y 25% deben estar dedicados a la buhonería.
Sin embargo, el presidente del Instituto Nacional de estadísticas, Elías Eljuri, aseguró que es mentira que todos los ciudadanos que tienen un empleo informal forman parte de la buhonería. Aseguró que en Venezuela existen 500.000 buhoneros , lo que representa 8,9%.
Agregó en el programa De Frente, transmitido por VTV, que no es cierto que las personas que están dentro del sector informal no reciban ningún tipo de beneficios. Aunque admitió que no tienen acceso a pensiones, aseguró que reciben salud y educación gratis proporcionada por el Estado.

Twit:: Buhonero no es trabajo digno. Es de supervivencia. Causan mas gasto publico que lo que aportan a la comunidad. (@Joannitaya)

En la calle:
Un trabajador de la economía informal puede obtener ingresos mensuales equivalentes a cuatro salarios mínimos, según se constató en un recorrido por las calles de La Candelaria, Los Cortijos y La California, en Caracas. El salario mínimo es de 1.548,22 bolívares.
Isabel Ravelo se dedica a la venta de tortas y dulces caseros en la urbanización La California, y dice que lo que percibe no es suficiente. “Gano alrededor de 4.500 bolívares al mes, lo que me alcanza para gastos de mercado, personales y estudios de mi hija. Lo que me queda lo invierto en comprar ingredientes para elaborar los dulces”. Añade que no puede costear los gastos del alquiler de la vivienda, por lo que su hija de 20 años trabaja como recepcionista para ayudarla a completar el pago.
Adrián Guzmán vende forros para celulares frente al centro comercial El Marqués. “Mi ingreso mensual es de hasta 3.500 bolívares. Vivo con mi esposa que no trabaja porque cuida a mis dos hijos. Pago alquiler y algunas veces no me alcanza para hacer un mercado completo”. Agregó que los gastos de salud corren por su cuenta, ya que no posee un seguro médico. “Álvaro Márquez labora en Los Cortijos. Vende copias de películas, bebidas y alquila teléfonos. Puede ganar hasta 6.000 bolívares al mes, lo que le permite pagar un seguro médico para su familia. Vive con su madre, su esposa e hijo. “Hay que rebuscarse, por eso yo vendo varias cosas. Pago mercado, gastos personales de mi familia y los estudios de mi hijo. No tenemos beneficios como un seguro para cubrir gastos de salud o utilidades a final de año.” Agregó que su esposa también trabaja como secretaria, pero gana menos dinero que él.
Augusto Márquez, quien vende legumbres en Bellas Artes, dice tiene su propio negocio y puedo disponer de su dinero y ganancias, pero observa como una desventaja el estar expuesto a la inseguridad.

Critican nueva misión:
Sindicalistas y empresarios señalaron que para que un plan de empleo sea efectivo y sostenible hace falta incorporar al sector privado y mejorar los indicadores macroeconómicos como la inflación, además de frenar las amenazas a la inversión y a las empresas privadas para que se puedan generar nuevos puestos de trabajo.
Froilan Barrios dijo que la Misión Saber y Trabajo es otro plan de empleo ­ que lanza el Gobierno sin un sustento-.
Agregó que a principios de 1999 se crearon los planes Bolívar 2000 o la Misión Vuelvan Caras y programas para el sector petrolero, que no fueron efectivos.
“Esta nueva misión está dentro de ese menú de ofertas que hace el Gobierno pensando en el tema electoral. Ya se había anunciado a mediados de 2011 con el nombre de Misión Trabajo”, expresó. Indicó que las malas políticas comerciales del Ejecutivo, como la salida de la CAN y del G-3, han generado la pérdida de más de 550.000 empleos.
“La nómina pública pasó de 900.000 a finales de 1998 a 2,6 millones de empleados de 2011, de los cuales más de 1 millón están en condiciones precarias porque no están protegidos por leyes, son empleos temporales y los otros 1,5 millones que están en el sector público no les discuten los contratos colectivos”, recordó Barrios.
Isabel Pereira, especialista de Cedice, refirió que este plan es un operativo electoral para ganar votos, pero no resolverá el problema de precariedad del empleo, la informalidad ni la falta de un sistema de seguridad social y de capacitación educativa de trabajadores que se ha desmontado con la politización del Inces.
El presidente de Fedecámaras, Jorge Botti, apuntó que es fundamental para generar nuevos empleos incentivar la creación de empresas y ampliar el aparato productivo existente. “Se debe multiplicar la inversión privada y aumentar la formación para el trabajo.
Vemos con buenos ojos la iniciativa del Gobierno, pero el empleo debe ser productivo y para ello hacen falta empresas eficientes y competitivas”.
Añadió que para que esta misión sea exitosa se debe cambiar el sesgo antiempresarial del modelo ideológico del socialismo.
“De lo contrario, sólo redundará en populismo y formación de personas que van a engrosar la nómina pública, pero no agregarán valor a la economía”, advirtió el presidente de Fedecámaras.

khernandez@el-nacional.com
calfonzo@el-nacional.com
dmartínez@el-nacional.com

LABORAL | POLITÍCA

El Nacional