Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Legado de Chávez o Chávez como legado? Emeterio Gómez

Experimentar en vivo, la exigencia de darle al Capitalismo un contenido moral sólido.

En un Coloquio en Maracaibo, en el diario La Verdad, hubo un fraternal debate. El tema: El Legado de Chávez, el número 28, de la revista Simón Bolívar Analytic, de la Cátedra Simón Bolívar, dirigida por José Machillanda, en dicha Universidad. Gracias a José por la invitación y por el esfuerzo que hace para mantener la revista y la Cátedra. Gracias a La Verdad y a Aleida Romero, motor del evento. Gracias finalmente a los participantes. Me brotaron allí, en esas tres horas, todos los recuerdos de un tiempo ya lejano en el que la UCV me “prestó” a LUZ.

Veamos entonces el lamentable “Legado de Chávez”, que trataré brevemente y luego, el “Chávez como Legado” que es fascinante. (Agradezco al participante que, en el Coloquio, hizo esta inteligente inversión). El Legado de Chávez es esta tragedia que vivimos, este odio inaudito que él sembró, este susto aterrador de que podamos llegar al Comunismo. El haber estado por 14 largos años intentando poner en práctica el Marxismo; después que, con la Caída del Muro de Berlín, quedó claro que se trataba de una pistolada grandiosa, una “payasada dialéctica”.

El “Chávez como Legado” es otra cosa y allí se centró mi participación en el Coloquio: La necesidad de evitar los Chávez obliga a experimentar en vivo, en carne propia, aquí y ahora, la exigencia de darle al Capitalismo un contenido moral sólido. Que es lo que está empezando a pasar en el Primer Mundo: la necesidad de trascender la burda maximización de la Ganancia, el egoísmo ancestral y animal del Ser Humano, plasmado en el Capitalista, en el famoso Homo Economicus; la necesidad de parir un Capitalismo Solidario, Ético, Humanitario, Buenazo o como se nos ocurra apellidarlo.

Chávez fue una oportunidad dorada para reflexionar sobre la necesidad de una Ética del Mercado. Para entender que la visión de la Moral que manejamos -¡¡la que maneja Occidente!!- es muy limitadita. Que la Ética no se reduce a “tener” valores (como si se tratara de “tener” camisas o interiores), sino que podríamos estar ¡¡ante una deficiencia estructural y profunda de la Moral!! Una carencia que nos exige una verdadera transformación de nuestro Ser Espiritual. Porque no se trata en realidad de simples “Valores”, sino de la evidente castración o limitación ética que Occidente ha padecido, desde Platón hasta hoy.

Una fractura que nos impide ver ¡¡que la Moral es el Amor al Prójimo!! O sea, que no se trata de “Tener Valores”; que no se trata de Ser (uno en uno mismo y para sí mismo) honesto, piadoso o bueno. Que se trata de la posibilidad y la necesidad de “Ser con los otros”, de identificarnos y de padecer con ellos. De descubrir que nuestro Espíritu no es “Nuestro”, sino que es compartido, que es uno con el de los demás. Y, más aún, ¡¡Que es el mismo!! Que esto no es cuestión de poesía, estética, imaginación o arte, por mucho que Nicolás Guillén lo haya puesto en un bello poema (“No sé por qué piensas tu soldado que te odio yo, si somos la misma cosa tú y yo, yo y tú”). Que no trata de Poesía o de Estética, sino de la posibilidad real que tenemos de Re-ligarnos con el Alma de los demás. Porque mucho más allá del Arte -en los niveles más profundos del Espíritu- está la Re-ligión. Toda una carencia que se descubre mejor y se puede enfrentar mejor cuando uno tiene la suerte de sufrir por 14 años un gobierno pro comunista, es decir, uno orientado hacia la Barbarie. Posdata: Los cursos de la Fundación Valle de San Francisco se inician a fin de mes. Abriré uno más sobre “La quiebra moral e intelectual de Occidente”. 

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL
gomezemeterio@gmail.com