Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Lo que El Salvador se juega en las elecciones presidenciales. Ezequiel Vazquez-Ger

Los salvadoreños deciden este domingo entre la izquierda gobernante del FMLN y la oposición conservadora de ARENA.

A pocos días de las elecciones presidenciales en El Salvador, diferentes encuestas muestran que la contienda se decidirá entre el actual vicepresidente y candidato del FMLN Salvador Sánchez Cerén y el candidato de ARENA, Norman Quijano. Durante los últimos 4 años y medio en los cuales su administración gobernó el país, El Salvador ha visto una tendencia negativa en casi todos los indicadoresposibles.

En el año 2000, el país estaba ubicado en el decimoprimer lugar dentro de los países con economías más libres del mundo, de acuerdo al Índice de Libertad Económica publicado por la Fundación Heritage y el Wall Street Journal. En poco más de diez años, El Salvador ha caído al lugar 53. Lo mismo ocurre cuando se ven los índices de Competitividad Global elaborado por el World Economic Forum, el índice Doing Business del Banco Mundial, y el índice de percepción de corrupción de Transparency International.

Informes de prensa han mostrado también que los índices de pobreza han crecido significativamente durante este periodo. Mientras entre 1989 y 2006 El Salvador había logrado reducir la pobreza del 60% al 30% de la población, desde 2006 a la fecha los índices de pobreza han crecido nuevamente llegando al 47.5% en 2012. Los números también son negativos en materia de inversión extranjera directa, donde se observan los menores niveles a nivel regional.

Este deterioro en la situación económica e institucional del país tuvo su impacto en el surgimiento de grupos de crimen organizado operando en la región. Unreporte del año pasado del Departamento de Estado describe a El Salvador como uno de los principales países de tránsito de drogas hacia los Estados Unidos, y señala también a la corrupción como uno de los principales motivos de preocupación. Un reportaje del diario Los Angeles Times señala la infiltración de miembros del cartel mexicano Los Zetas dentro de las maras salvadoreñas.

La semana pasada, un diputado de oposición denunció que el actual Presidente Mauricio Funes y su gabinete habrían pactado con dinero una tregua con las pandillas, lo cual abriría aún un mayor espacio para el desarrollo de estas actividades criminales.

Por otra parte, una columna en el Washington Post publicada semanas atrás revela las estrechas relaciones entre las FARC colombianas y uno de los hombres más cercanos a Sánchez Cerén dentro del FMLN, José Luis Merino. Merino ha sido señalado en un reportaje del Wall Street Journal y en otro de la Revista Poder 360 como el hombre de las FARC en El Salvador. Este último reportaje particularmente, sostiene que Merino es un engranaje clave dentro de una red internacional de apoyo al grupo terrorista que abarca “desde Madrid a Ciudad de México, y desde Buenos Aires a Berna”. La alegación se basa en un análisis de los correos electrónicos encontrados en la computadora del difunto líder de las FARC, Raúl Reyes, en los cuales se hacía mención a Merino bajo el pseudónimo de “Ramiro”, el mismo “nombre de guerra” que solía utilizar durante la guerra civil de su país.

Merino es también miembro del directorio de ALBA Petróleos en calidad de Asesor. ALBA Petróleos es una empresa que nació para incorporar a El Salvador dentro del acuerdo de PetroCaribe promovido por Venezuela. El Salvador ha recibido alrededor de 500 millones de dólares anuales a través de esta vía.

El gobierno de los Estados Unidos parece haber enviado un fuerte mensaje respecto a las elecciones, posponiendo el desembolso del segundo compacto del Fondo del Milenio, el cual consiste de 277 millones de dólares no reembolsables, hasta después de las elecciones, con el presunto objetivo de evitar que el desembolso de estos fondos sea utilizado como instrumento comunicacional de campaña electoral por parte del FMLN.

Del mismo modo, miembros del Senado Norteamericano han expresado su preocupación por esta situación. El Senador Patrick Leahy por ejemplo, señaló en un comunicado de prensa su intranquilidad debido a la fragilidad de las instituciones del país, los avances del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial, el notable aumento de la corrupción, la presencia de organizaciones criminales transnacionales, el lavado de dinero y la impunidad en todas estas áreas.

EZEQUIEL VASQUÉZ-GER ― ABC.ES
@Ezequielvazquez
www.ezequielvazquez.com