Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los controles per se son dañinos. Andrea Rondón García

El Estado está para proteger a las personas de los abusos, el Estado está para evitar la especulación, el Estado está para proteger a las personas de las injusticias del mercado, el Estado está para evitar o eliminar las distorsiones que se generan en el mercado, ¡el Estado está& ! En fin, la lista de razones que se alegan para  justificar la intervención del Estado en la economía es interminable.

¿Pero hablamos realmente de abusos, especulación, injusticias y distorsiones? Con gusto, en Venezuela están a la orden del día gracias a un control de precios desde 2003 para algunos productos y hoy en día para una mayor cantidad de productos y a un control de cambio desde 2003.


Podemos empezar por describir lo que nos ha llamado la atención los últimos días a raíz de la adopción de una serie de medidas por parte de una reconocida cadena de farmacias. Hemos visto enormes colas para adquirir un determinado (y enfatizo determinado porque hay un límite para adquirir) número de productos.

Debemos destacar que los que hacen estas colas no son sólo personas que necesitan el producto, sino también, y tal vez en su mayoría, quienes compran la mercancía para revender; quienes la adquieren y se la venden a los buhoneros y otros que hacen la cola y venden el puesto.

Con lo anterior se ha dicho que se generan nuevas formas de  empleo , en nada productivo, que lo que refleja son abusos de unos en detrimento de otros; los productos que se adquieren para fines distintos al consumo son revendidos a un precio mucho mayor, lo que sin duda es especulación; son situaciones plagadas de injusticias para las personas que deben perder varias horas al día haciendo cola o evitar esto y pagar una gran suma de dinero que altera su presupuesto; se producen distorsiones en el mercado porque hay una mayor demanda de productos con una oferta sumamente reducida; etc.

Los abusos, la especulación, las injusticias y las distorsiones en el mercado tienen una causa común, a saber, el Estado con su intervención en el mercado a través de sus políticas de control de precios y de cambio.

Pero además, debemos enfatizar que todos estos efectos no son producto  de la forma o  de la manera en que se aplican los controles en Venezuela. Estos efectos simplemente son resultado de los controles en sí. Podríamos decir que en el caso de Venezuela la situación se agrava por la forma en que se aplican los controles, pero los controles per se son los que generan todos estos efectos dañinos.

Mientras no se entienda que el Estado no debe intervenir en el mercado ninguno de estos efectos desaparecerá y por el contrario tenderán a agravarse.

No es esta cadena de farmacias en particular o la empresa privada en general las que con sus medidas  legítimas porque son en ejercicio de su libertad económica- generan estos abusos, injusticias y distorsiones, es la intervención del Estado en la economía con sus políticas de control de precios y de cambio.

ANDREA RONDÓN GARCÍA | NOTITARDE
Doctora en Derecho de la UCV. Profesora de la Ucab. Miembro del Comité Académico de Cedice Libertad.