Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¡Los imbéciles son otros! Carolina Jaimes Branger

¡Toda esa gente para cuidar a Simonovis y el hampa haciendo de las suyas en el resto del país!
La semana pasada tuve que ir al Hospital de Clínicas Caracas varias veces. No sé si fue el martes o el miércoles que vi tres patrullas del Sebin estacionadas en la entrada, donde está la emergencia. Justo cuando pasaba, de una de las patrullas se bajó un funcionario que estaba más armado que el personaje de Rambo. Tenía una ametralladora (o subametralladora, por suerte el mundo de las armas no ha sido ni será mi fuerte), las municiones como una banda terciada en su pecho y una pistola en la mano. Me pregunté cómo haría para disparar ambas a la vez.

Había una cantidad de funcionarios en la acera, igualmente apertrechados. “¿Qué estará pasando?”, me pregunté alarmada. Pues pasaba que el comisario Iván Simonovis estaba adentro de la clínica. ¡Santo Dios! ¡Toda esa gente para cuidar a Simonovis y el hampa haciendo de las suyas en el resto del país! ¡Qué ironía!

Sentí dolor al enterarme de que al Comisario no le practicaron el examen más relevante porque el “médico” del Sebin no lo permitió. No encuentro palabras para calificar la actitud tanto de quienes dieron esa orden como de quien la ejecutó.

Por eso en mi camino de vuelta por la Cota Mil me indignó tanto ver los afiches y vallas de la propaganda electoral de Elías Jaua. “Para “recuperar” Miranda”. “Elías Jaua juramentará 5 mil nuevos policías para acabar con la inseguridad”. ¡Hay que ser caradura para ofrecer eso como si él no tuviera nada que ver con la situación de peligro e impunidad que vivimos! El gobierno nacional redujo a su mínima expresión el presupuesto de la gobernación de Miranda, hasta el punto de que el gobernador Capriles tuvo que escoger entre dotar escuelas o comprar patrullas y optó por lo primero. Hay que tragar grueso. El candidato Jaua ofrece ponerle coto a la inseguridad… ¿Por qué cuando era parte del Gabinete Ejecutivo, con una chequera ilimitada, no puso ese mismo empeño? ¿Por qué debemos creerle que ahora sí va a hacerlo?

Ha pasado demasiado tiempo para que el Gobierno, si de verdad hubiera tenido intenciones de disminuir la inseguridad, lo hubiera hecho. Los índices más bien apuntan a su absoluta incapacidad o a alguna otra muy oscura razón… En cualquier caso, lo que da más rabia ya no es que nos digan mentiras, sino que nos consideren tan imbéciles como para creerlas. ¡Los imbéciles son otros!

@cjaimesb