Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los mejores políticos y el peor electorado del mundo. Andrés Volpe

Con un poder absoluto
hasta a un burro le resulta
fácil gobernar.
Lord Acton.

En Venezuela tenemos a los mejores políticos que se puedan encontrar, pero el peor electorado del mundo. Quizás el mejor político sea el actual Presidente de la República, ya que ha demostrado una gran habilidad para mantenerse en el poder sin importar los desastres que produce desde Miraflores y a causa de sus ilusiones de líder omnipotente. Por otro lado, tenemos a Capriles que nunca ha perdido una elección, tiene una fuerza inagotable para recorrer al país y levanta los números en las encuestas con igual facilidad con la que respira.

No obstante, tenemos el peor electorado del mundo, porque premia el populismo, la mentira, las promesas imposibles y el personalismo. La sociedad venezolana está acostumbrada a votar, a escoger, a sufragar, porque lo ha hecho con mucha frecuencia. De hecho, algunos cínicos aseguran que somos el país más democrático del mundo, porque somos el país que más celebra elecciones con regularidad. Sabemos celebrar, pero la ignorancia. Nada más, nada menos.

Mi palabra puede no ser cierta, pero me remitiré a un hecho actual que nos concierne a todos, por lo que no se puede argumentar su desconocimiento y mucho menos la ausencia de opiniones. Las elecciones presidenciales a celebrarse transmiten lo que digo: el candidato de oposición ha tenido que comprometerse a mantener los programas sociales del candidato oficialista que han sido tildados de populistas, mientras que el candidato oficialista ha tenido que asustar al electorado con la amenaza de un posible “paquetazo” neoliberal. ¿Por qué dicen esto?

El primer argumento es angustiante. Capriles tiene que tender hacia el centro, tomando como cierto que no se encuentre ahí, y poner algunos dedos a la izquierda de la imaginaria línea política divisoria para atraer a los indecisos ¿qué aún se debaten si votar por un autócrata? ¿porque tenemos una cultura socialista de subsidios y de Estado paternalista? o ¿porque somos el peor electorado del mundo? El hecho de que Capriles deba garantizar esto confirma el hecho de que para ganar unas elecciones venezolanas hay que ser populista y regalar lo que no es de uno.

El segundo argumento limita en lo absurdo. Un Presidente que ha demostrado ser un autócrata y su ineptitud para dirigir un país hacia su prosperidad infunde miedo al electorado nombrando a la bestia negra de la política venezolana: el paquetazo neoliberal. Debería ser ya un hecho, si no la aceptación del sistema de libre mercado y apertura económica, el rechazo al socialismo y a la nacionalización discriminada que ha llevado a la quiebra y provocado la explosión de este país.

El electorado venezolano debería aplaudir al que mencione al libre mercado, la privatización y la apertura económica como parte de un plan de gobierno. El electorado venezolano debería aplaudir al capitalismo como sistema económico después de estos años de absurdos sistemas económicos socialistas. El electorado venezolano debería aplaudir al político que promueva la responsabilidad de cada individuo por su propio trabajo.

Pero no, aplaudimos al que promete subsidios, al que extiende los poderes del Estado en cada ámbito de la vida del individuo, al que quiere controlar y dominar las necesidades básicas de cada venezolano, al que promete regalar nuestro trabajo recaudado a través de impuestos a los que no trabajan.

Aplaudamos pues, aplaudamos como se aplaude en un Aló Presidente.