Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los pájaros se van con la muerte. Emeterio Gómez

Un asunto muy distinto es la Espiritualidad, Ética y Valores, en una barriada pobre…

Una magnífica película de Thaelman Urgelles y una buena oportunidad -en mi caso particular- para reflexionar sobre lo que podríamos llamar la Espiritualidad Primitiva. Cosa que agradezco a mi viejo amigo; con el recuerdo permanente del hermoso esfuerzo que hace 20 años hicimos juntos en Catia. ¡¡Y mis saludos para la gente de Procatia!! Una Espiritualidad Primitiva muy distinta de la que se practica en las grandes Religiones -entre el Cristianismo-; una que se centra en lo que podríamos llamar Deidades Secundarias, menores, regionales o locales. En este caso, el culto a María Lionza.

Viendo la película de Thaelman y reflexionando sobre lo importante que se ha tornado para mí la meditación sobre la Dimensión Espiritual de lo Humano y sobre la conexión de todo ello con el Cristianismo, es imposible no aterrizar en una pregunta acuciante: ¿Es en realidad tan abismal la diferencia entre esta Espiritualidad Primitiva -y local- y la Espiritualidad Cristiana, sin duda mucho más culta, refinada y profunda; y, sobre todo, de carácter mundial, practicada por cientos de millones de personas? Y, para ir más al meollo del asunto: ¿Cuán inmensamente lejos está el Culto a María Lionza de los enfoques filosóficos, místicos y aun académicos con los que el Catolicismo se conecta? ¿Cuán lejos están las creencias de Sorte de poder asumir las fertilísimas discusiones que el Cristianismo se planteó a todo lo largo de la Edad Media (época de un Oscurantismo lamentable) acerca de la comprensión de Lo Humano?

Un deseo de profundizar en el asunto que tal vez podría reforzarse con una aguda e impactante declaración que Thaelman dio a la prensa en estos días: “Quise hacer una película diferente y mostrar que los grandes conflictos personales no ocurren sólo de la clase media para arriba”. Un inteligente llamado de atención para quienes como yo se plantean el problema espiritual en términos miopemente individuales; sin ese interesante ribete “clasista” que Thaelman asoma y, sobre todo, que aborda de manera profunda en su película: Una cosa es el problema de la Espiritualidad para un cuasiintelectual de clase media, cómodamente instalado en el Este de la ciudad ¡¡y otra, abismalmente distinta, es ese mismo problema para una mujer casi analfabeta, inculta y elemental, empeñada en castrarle a su hija el deseo de estudiar (en una angustiosa escena, la chamita le dice a la madre que quiere hacerlo y ésta le contesta que “¿para qué?”).

Una cosa es el problema de la Espiritualidad, la Ética y los Valores ¡¡cuando se está en contacto con los 3.000 años que Occidente tiene en su haber, con toda la Filosofía Griega, la Escolástica Medieval, la Modernidad Cartesiana y el Nihilismo Nietzscheano, entre pecho y espalda!! y otra muy distinta es esa misma Espiritualidad, Ética y Valores, en una barriada pobre, con la presión o el recuerdo permanente de una bestia -el esposo- que pasaba en cuestión de segundos de la golpiza más brutal a la violación más grotesca.

Ojalá Thaelman se anime a hacerle un seguimiento, anexo o posdata a su película: tal vez un cortometraje sobre lo que podría ser la Profundización en la Espiritualidad de esta extraordinaria mujer, muy pobre y primitiva, viviendo en la miseria. Buena parte del éxito de dicho trabajo ya estaría garantizado por las extraordinarias actuaciones de Carlota Sosa y de todos los otros actores y actrices de la película. Gracias a Edilio Peña, por la versión original para el teatro. … Y, por supuesto, a Malena Roncayolo. ¡¡Ah… y lo más importante, no dejes de ver la película!! 

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL
http://emeteriogomez.wordpress.com