Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los principios del presupuesto fiscal. Jose Vicente Rodríguez Aznar

En los años recientes, la unidad y transparencia han desaparecido

Los textos sobre Finanzas Públicas enseñan los principios que deben regir en la elaboración y ejecución de los presupuestos fiscales, siendo universalmente aceptados aquellos referidos a la unidad, periodicidad, transparencia, equilibrio, exactitud, sinceridad, claridad, programación y publicidad. En nuestro caso venezolano, la mayoría de ellos están contenidos en la Constitución y en la Ley Orgánica de la Administración Financiera. En esta oportunidad me voy a referir solamente a uno de ellos: El principio de la transparencia que lleva implícitos los de unidad y publicidad.

El principio de la unidad presupuestaria está definido en nuestra Carta Magna en su artículo 314 cuando expresa: “No se hará ningún tipo de gasto que no haya sido previsto en la ley de presupuesto… “. Hasta hace pocos años, nuestras Leyes de Presupuesto incorporaban la gran mayoría del gasto público a cargo de los órganos del Poder Ejecutivo Nacional, los aportes a los Institutos Autónomos y a las Gobernaciones. Las empresas del Estado tenían sus propios presupuestos, los cuales eran aprobados por el Ejecutivo Nacional. Los ingresos fiscales eran estimados técnicamente a la luz de las realidades previsibles, sin sub-estimaciones deliberadamente engañosas. El principio de la transparencia presupuestaria se aplicaba en forma bastante aceptable.

En los años recientes, la unidad y transparencia han desaparecido. El Gobierno Nacional actúa con cuatro presupuestos distintos. Por una parte, la Ley de Presupuesto sancionada anualmente por la Asamblea Nacional, que apenas incluye una tercera parte del gasto destinado a los programas gubernamentales. Por otra parte, el presupuesto que Pdvsa destina a programas sociales financiados con sus propios recursos que son contabilizados como costo de la empresa. En tercer lugar, el presupuesto de Fonden alimentado con recursos aportados por Pdvsa y el BCV. En cuarto término, el presupuesto del Fondo Chino, con recursos chinos como anticipo de compras futuras de petróleo.

El Gobierno Revolucionario es adicto a la creación de fondos especiales para cada misión o para eventuales problemas específicos, creyendo que con ellos hace más eficiente la gestión gubernamental. Este es un concepto erróneo, especialmente si no se cuenta con una gerencia suficientemente calificada para administrarlos. Esta dispersión del gasto público no solo viola el principio constitucional de transparencia del presupuesto fiscal sino que impide el conocimiento que la población debe tener sobre el uso que el gobierno le da a los recursos fiscales de todos los venezolanos. Además, dificulta el necesario control que se requiere para la lucha contra la corrupción, en particular en los casos de compras de bienes y en los contratos de obras y servicios.

El presidente Maduro ha anunciado su intención de efectuar cambios en la organización y funcionamiento del aparato gubernamental. El tema expuesto en estas líneas podría ser una de las muchas materias a considerar. Mientras tanto, Pdvsa, Fonden y el Fondo Chino deberían informar al público las fuentes y destinos de sus recursos.

JOSE VICENTE RODRÍGUEZ AZNAR | EL UNIVERSAL
josevicenterodriguez.aznar@gmail.com