Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los problemas: son causados por el problema ideológico. Eddo Polesel

Una mirada al acontecer nacional evidencia un panorama, a decir menos, oscuro no solo por la falta de luz eléctrica que es cuando por los cortes y los inesperados apagones las maquinas y los equipos electrónicos se paran, es el momento que redescubrimos la tragedia de la cual somos víctimas; sin embargo, es de noche, estando obligados a quedarnos en casa, entre rejas para evitar riesgos mayores es cuando nos embarga, tanto la cantidad de problemas que hemos debido enfrentar durante el día y nos angustia los que tendremos enfrentar sin saber lo que nos deparan el siguientes día; de esas forma los problemas se agravan y la decepciones continúan, porque todo está causado por el PROBLEMA.

De una rápida visión de los hechos, tanto los reportados por los noticieros radiales y televisivos como por la prensa nacional y regional contrastan con las declaración oficiales que  pretenden ignorarlos o, al máximo, los definen como sabotajes -sin saber por parte de quien, porque nunca salen los culpables- lo cual está a demostrar la incapacidad de resolver la problemática creada por su “procesos” aplicado con el deliberado propósito de “forjar” una nueva sociedad que nos llevaría al “mar de la felicidad”; mientras tanto, dentro de este sombrío cuadro todos -a excepción de los favorecidos por el régimen- continuamos siendo víctimas de esta “revolucionario” y nos encontramos frente a una realidad que, por parte del oficialismo, se pretende resolver con una mayor radicalización de las medidas coercitivas aplicadas dentro de un sistema involutivo, que niega los derechos humanos fundamentales como del debido proceso, de vivir en libertad; niega el derecho a discernir todo lo cual está dirigido a destruir la propiedad y las actividades productivas privadas, aferrándose al Poder y fundamentalmente a los recursos del Estado, para continuar imponiendo a -trocha y mocha- con la total discrecionalidad, su proyecto ideológico que contrasta con el sistema democrático.

Por la otra, debemos admitir que frente a las opiniones individuales de columnista y personalidad del mundo intelectual, las cuales si han entrado y entran en el fondo del PROBLEMA- nos encontramos que por parte de las organizaciones políticas democráticas se ha mantenido una actitud -a excepción de honrosas individualidades- de no confrontación en los aspectos de Fondo -como por ejemplo el uso indiscriminado de los recurso del Estado, sin rendición de cuenta; actitud que -dentro de un proyecto ideológico totalmente adverso- nos ha demostrado que solo ha servido a mantener posiciones políticas, o al máximo -en algunos momentos ganar espacios, pero sin lograr cambios significativo en el proceso impuesto cuyo fin era y es de neutralizar esa oposición políticas y toda las demás, con el riesgo, para la oposición democrática, que se produzca un desgaste que puede traducirse en una sensible merma en los apoyos que ha venido recibiendo de sus votantes.

Frente a esa compleja y peligrosa situación, un análisis que pretende ir al fondo del problema en la búsqueda de soluciones, no puede dejar de considerar el cuadro que se ha creado en el frente de las organizaciones de la sociedad civil organizada; y es por ello que no podemos dejar de considerar sus repercusiones en el cuerpo social del país. En efecto, en cuanto a las organizaciones sindicales, al disminuir las actividades en las empresas privadas y al aumentar las públicas las consecuencia no puede ser otra que una reducción paulatina de sus fuerzas por cuanto, es sabido que un Estado, con un gobierno autocrático totalitario, su principal objetivo es hacer de esa fuerzas laborales instrumento de sus propias políticas con fines ideológico. En cuanto a las organizaciones gremiales del empresariado privado el impacto es el resultado de las deliberadas políticas en contra de las actividades privadas, que han tenido y tienen el preciso objetivo de ir minimizándolas y finalmente llegar a su  extinción y la muerte de sus organizaciones representativa aun cuando, por distorsión, se vaya cambiando la actividades formales con informales, lo cual crea el caldo de cultivo para el contrabando y al denominado de extracción, así como a generar un progresiva corrupción por la discrecionalidad, las prebendas y los favores políticos; todo en contra del estado de derecho democrático; bajo ese sistema, tampoco se salvan las ONG., ya que también estas están -bajo el ojo del huracán-  tanto en lo interno, en cuanto al uso de los aportes internacionales, como en las dificultades creadas -ex profeso- de ser puentes con los organismos internacionales para la defensa de los perseguidos.

En definitiva, el resultado de estos últimos estos catorce años del siglo XXI, ha sido una progresiva pérdida de las conquistas sociales logradas en los cuarenta años de los gobiernos civiles democráticos, realizadas en segunda parte del siglo pasado; logros y errores que la generación actual de los jóvenes políticos y no políticos deberían estudiar acudiendo a la documentaciones bibliográficas, periodísticas y a la empresarial, porque no podrán lograrlo si no van a las fuentes originarias de esa documentación histórica; menos podrá lograrlos los estudiantes, en la actualidad, con la formación ideologizada que pretende imponer el régimen, con premeditada intención de enterrar todo el pasado para que no sirva de referencia frente al desastre actual; estudiar esa documentación y evaluar los hechos, de ese pasado reciente, en su justa dimensión constituirá un bagaje de conocimientos reales para que -pasado este vendaval- logren restituirles al país a partir de la transición -que esperamos llegue antes de que este diluvio destruya todo, para permitirles a sus hijos un futuro igual al que nos dejaron quienes nos antecedieron.

Pero para que esta paréntesis se cierre antes que el diluvio borre todo vestigio del pasado, la actual dirigencia del área democrática política y social, deben hacer honor al juramento hecho al asumir el cargo; La social, tomando en cuenta que la meta de recuperar la democracia, no es solo responsabilidad de la dirigencia política; recuperarla -en las actuales circunstancias- es materia de Alta Política que requiere de una fortaleza institucional resultado del convencimiento de su dirigencia de sostener su posiciones en función de los establece los Estatutos; de no hacerlo, en forma visible y adecuada, los que incumplen el juramento corren el peligro que sus electores se lo demanden.

EDDO POLESEL
eddopolesel.wordpress.com