Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los próceres civiles

“Lo mejor de este país lo han hecho los civiles… y los militares que se quitaron el uniforme”

Hoy cumple 95 años Ramón J. Velásquez, uno de los próceres civiles de Venezuela. Creo que hay que exaltar el procerato civil. De él han emanado, emanan y emanarán los grandes constructores de este país.

Hace poco hice una pequeña encuesta entre un grupo de treinta amigos. Les pedí que me dieran el nombre del primer prócer venezolano que les viniera a la mente. Dieciocho dijeron que Bolívar. Seis nombraron a Miranda. Cinco a Sucre. Solo una persona habló del doctor Gabaldón. Hoy, antes de escribir el artículo, pasé la misma pregunta por Twitter con idénticos resultados, aunque con mayor variedad de próceres: Soublette, Páez, Mariño, Piar… Sentí tristeza… Cuando pensamos en “próceres”, pensamos solo en militares y el procerato militar venezolano es de principios del siglo XIX. Estamos comenzando el siglo XXI.

Lo mejor de este país lo han hecho los civiles… y los militares que se quitaron el uniforme. Los militares son personas de guerra. Los civiles son personas de paz. Tenemos, como me dijo uno de los tuiteros, @rojasperezm, una “tradición militarista-caudillista”. O peor aún, como respondió @martinocando: “prócer” implica paradígmicamente “militar”. Un tuitero aún más mordaz, @aquibaldo, dijo: “más que una inducida desviación a lo caudillesco, considero que es el patrón regular de conducta que hemos QUERIDO adoptar”.

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define prócer, en sus dos primeras acepciones, como “1. Eminente, elevado, alto. 2. Persona de la primera distinción o constituida en alta dignidad”. En ninguna parte dice que los próceres sean exclusivamente militares.

Por eso escribo este artículo, para llamar la atención sobre los constructores. Sobre las personas que han dado lo mejor de sí para que este país sea desarrollado, libre, democrático, educado, sano, inteligente… Como el doctor Velásquez, quien tiene casi ocho décadas luchando, escribiendo, orientando. Quien ha sido valiente cuando ha tenido que serlo. Quien estuvo preso por sus convicciones. Quien asumió su deber cuando la Patria lo requirió.

Destruir es mucho más fácil que construir. Vaya mi reconocimiento a nuestros próceres civiles, esos incansables constructores. Su legado, su ejemplo y su trabajo los necesitaremos para la reconstrucción.

@cjaimesb

El Universal

Lunes 28 de noviembre de 2011