Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Los programas sociales en China. Luis Pazos

China en los últimos 30 años logró sacar de la miseria extrema a más de 600 millones de chinos. La pregunta es ¿qué programas sociales aplicaron los gobiernos chinos para lograr tal éxito?

En China han muerto de hambre millones de chinos, como fue el caso de la hambruna de 1958 a 1961, que no fue provocada por desastres naturales, aunque influyeron, sino por los programas centrales del gobierno maoísta chino.

Esa hambruna fue consecuencia principalmente de la cruzada para lograr la industrialización en China, conocida como el gran salto adelante, Mao y el partido comunista ordenaron construir pequeñas fundidoras en todos los pueblos de China, como requisito para dar el gran salto a la industrialización y dejar de ser una economía mayoritariamente agrícola.

A esos campesinos, a quienes habían organizado en comunas y prohibido el cultivo privado, les ordenaron a través de los dirigentes del partido comunista, abandonar sus labores agrícolas y fundir todo artefacto que tuviera fierro en improvisadas fundidoras caseras.

Millones de campesinos fundieron sus utensilios de labranza. China no se industrializó pero sí murieron de hambre más de 15 millones de chinos, una de las peores hambrunas en la historia de la humanidad, responsabilidad de la pretensión de dirigir la economía mediante planes y programas gubernamentales.

Lo que sacó a millones de chinos del atraso a partir de la década de los 80 no fue un plan social del gobierno ni una cruzada contra el hambre, sino la determinación del gobierno comunista de tirar las tesis marxista maoístas a la basura, e invitar a la inversión extranjera, dándoles facilidades y seguridades, a crear maquiladoras en las zonas más pobres de China.

Ojalá el gobierno mexicano aprenda de China el camino estructural para combatir el hambre y reducir la miseria: lograr que empresas de todas partes del mundo inviertan y creen empleos, todo los demás planes y programas son cuentos chinos.