Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Lotería petrolera. Leonor Filardo

Abu Dabi ha realizado un gran esfuerzo para aumentar su proceso de industrialización.

En ¿Un Boleto Para Alegrar la Calle? Efectos de ganarse el premio gordo de la lotería, investigación publicada por las universidades de Kentucky, Pittsburgh y Vanderbilt, sus autores demuestran que los favorecidos se arruinan porque en vez de invertir, despilfarran el dinero ganado. En casi todos los casos el dinero que llueve del cielo deslumbra y se evapora, contrario a lo que sucede cuando se obtiene con el sudor de la frente. Lo comparan con misiones o cheques que gobiernos regalan para resolver problemas sociales: los recursos se licúan sin resolver ninguno, más bien los agravan generando mendicidad y miseria.

El petróleo en manos del Estado también es una lotería con el mismo criterio: los gobiernos lo dilapidan. La prueba está en que de los doce países que integran la Organización de Países Exportadores de petróleo (OPEP), el Índice de la Libertad Económica, que mide anualmente el desempeño económico de 178 países, muestra una escala del lugar que ocupa cada uno. Los que se encuentran de primeros, como los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el 28, y Qatar el 30, son los que obtienen mejores resultados. En la medida que ascienden en la escala van empeorando, como son Arabia Saudita 76, Kuwait 77, Nigeria 129, Argelia 146, Ecuador 159, Angola 160, Irán 173 y Venezuela 175. Libia e Irak no fueron calificados por su situación particular.

 

¿Cómo administrar la lotería?

La mejor calificación fue para los siete Emiratos que integran los EAU, de los cuales Abu Dabi y Dubái son los más grandes en superficie y población, y un ejemplo en el buen manejo de la lotería petrolera: ocupan el 5º lugar con mayores ingresos del mundo, sustentados en una economía liberal abierta. Primer productor de petróleo del Golfo Pérsico, supera a Arabia Saudita, y 2º con las mayores reservas mundiales. A pesar de su riqueza petrolera, eran pobres, pero a partir de 1973 el Gobierno llevó a cabo profundas reformas y pasaron a ser un Estado moderno con un ingreso per capita de $43.876 y elevados estándares de vida.

Diversificación económica

Con sus políticas orientadas a construir una nación próspera, su éxito resultó de un esfuerzo titánico por diversificar su economía. Su meta de reducir la participación del petróleo y el gas en el Producto Interno Bruto (PIB) la lograron al pasar de 74% del PIB en los 80 a 25% hoy en día. Los principales Emiratos, Abu Dabi y Dubái, atrajeron la inversión extranjera otorgándoles zonas libres del pago de impuestos, sociedades atractivas para el desarrollo de inversión en infraestructura, sector inmobiliario, transporte, comercio y turismo. Este último es el 3º en mayor crecimiento: contribuye con 6% del PIB. Dubái es famoso por el desarrollo de sus servicios financieros. En sus islas artificiales construyeron un hotel de siete estrellas, Burj al-Arab, un conjunto residencial, Palma Jumeirah, y medios de comunicación, los cuales Dubái ha ido desarrollando a través de microciudades que abarcan comunicación, impresión y difusión a través de la televisión, redes sociales y publicidad. Igualmente, Abu Dabi ha realizado un gran esfuerzo para aumentar su proceso de industrialización en diferentes sectores: petroquímica, logística, aviación y energía renovable. Una política exitosa ha sido la aplicada al desarrollo de Khalifa, la zona industrial (KIZAD), donde le permiten a las empresas extranjeras poseer el 100%.

Políticas macroeconómicas

El desarrollo económico descrito ha sido sustentado con sólidas políticas macroeconómicas. El Índice de Libertades Económicas del 2014 le dio una calificación a EAU de 71,4. De los ítems más importantes del Índice, la disciplina fiscal obtuvo 99,9% (la carga fiscal es de 6% del PIB). El superávit fiscal en los últimos cuatro años alcanzó en promedio 4,41% del PIB. No existe Impuesto Sobre la Renta para las personas naturales y uno marginal para cierto tipo de negocios. Desde noviembre de 1997 la tasa de cambio es fija respecto al dólar. La calificación de la política monetaria es de 85%. La comercial 82,5%, con tarifas de importación promedio de 3,7%. Para iniciar un negocio lleva seis procedimientos, no exigen capital mínimo y las licencias las otorgan en aproximadamente un mes. Existe libertad laboral para la contratación de trabajadores ya que los nacionales alcanzan 23%. Sus buenas políticas arrojan resultados excepcionales: en los últimos cuatro años. En promedio: inflación 0,9%, crecimiento del PIB 5,7%, exportaciones petroleras 2013, $108.300 millones, las no petroleras $107.900, reservas internacionales $68.100 millones.

Venezuela posee las reservas petroleras más grandes del mundo y un potencial extraordinario para diversificar nuestra economía.

¿Por qué no aprender de los países que funcionan?

LEONOR FILARDO | EL UNIVERSAL
cedice@cedice.org.ve
@cedice