Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Maldonado y los idiotas. Yon Goicochea

Nadie recuerda que Pastor Maldonado le cuesta a Pdvsa 66 millones de dólares al año
Nadie recuerda que Pastor Maldonado le cuesta a Pdvsa 66 millones de dólares al año. Y no me vengan a pedir que no politice el deporte, porque Pastor se metió solito y desde hace mucho tiempo en la arena política (de hecho, no lo conocía hasta que lo vi haciendo proselitismo a favor de Hugo Chávez). Nadie recuerda tampoco que Pdvsa es una empresa pública, cuyo estado financiero es crítico y cuyo endeudamiento anual es alarmante. Se olvida fácilmente que esa empresa es, además, propiedad de un país pobre y de un pueblo más pobre aún.

Bajo la trilladísima frase de “puso el nombre de Venezuela en alto” (siempre recuerda a la Miss Venezuela) los venezolanos festejaron la ironía que representa Maldonado para nuestra sociedad. La imbecilidad colectiva fue tal que hasta los líderes de la unidad alabaron a “nuestro Pastor”, obviando que lo más probable es que en pocos días lo veamos en TV apoyando a Chávez. La verdad es que el papelón de idiota que está haciendo el liderazgo opositor en este y otros ámbitos da asco y, sobre todo, miedo.

Irónico que sea el “gobierno de los pobres” el que regale más de 283 millones de bolívares fuertes a un solo hombre, chavista o no, para que corra en Fórmula 1, mientras que los deportistas de otras disciplinas cobran poco más de sueldo mínimo. Irónico que la Pdvsa socialista emita bonos exorbitantes, con cargo sobre las generaciones futuras, para financiar a una de las mayores escuderías de un deporte de elites. Irónico que con ese dinero puedan edificarse cerca de 100 escuelas, financiarse experimentos científicos de alto nivel, investigaciones universitarias o miles de canchas públicas en barrios populares. Pero lo más irónico de todo es que la sociedad esté dispuesta a celebrar y acompañar esta hipocresía, que los líderes opositores vitoreen esta farsa y que la mayoría de los periodistas sean incapaces de hacer una crítica independiente. De verdad, sin que me quede nada por dentro, no entiendo cómo mi país llegó a esto.

@yongoicoechea

EL UNIVERSAL
martes 15 de mayo de 2012 12:00 AM