Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Más que ratón en ferretería

“Si no queremos terminar comiendo petróleo, tenemos que cambiar de paradigmas”

En esta suerte de cadena perpetua en la que vivimos, escuchamos ad nauseam a Chávez denostar contra el capitalismo. Sin embargo, es precisamente el capitalismo del negocio petrolero lo que financia su revolución. No he encontrado ningún “revolucionario” que me haya respondido por qué los países más adelantados del mundo son los que han aplicado sin complejos la economía de mercado. Mucho menos quien me responda por qué el socialismo ha fracasado. Las respuestas van desde llamarme pitiyanqui, imperialista, traidora a la patria y un larguísimo etc., hasta las groserías más gráficamente descriptivas. Y punto.

Quizás las dos Alemanias sean el perfecto ejemplo del triunfo de un sistema y de la caída del otro: el mismo pueblo, dos regímenes ¿Cuál triunfó, cuál prevaleció? ¡Es tan obvio que ni siquiera habría que decirlo!

¿Y qué pasó en Polonia? ¡Pasó que cuando las cooperativas comenzaron a producir dinero, a los socios -que eran obreros como Lech Walesa- les molestó que las ganancias de su trabajo fueran a parar a manos del gobierno socialista. Fue el germen del movimiento Solidaridad.

Hace poco me enteré que a partir del 1 de diciembre de este año, los barberos en Cuba serán autónomos. En otras palabras, que podrán operar de manera independiente. En otras palabras, que se están liberalizando. En otras palabras, que se convertirán en empresarios. En otras palabras, que se convertirán en capitalistas. Eso sí, el régimen seguirá siendo “comunista”.

En un video de la BBC, Ricardo Saya, un barbero cubano que estuvo empleado durante años por el gobierno de Castro para cortar el pelo en una barbería, dice que “es lo mejor que se ha podido hacer… en definitiva, son cosas que son para el progreso… no estar estancado en lo mismo. Nosotros tenemos que desarrollarnos, tenemos que progresar y… después de tanto bloqueo y tantas cosas también nos vamos a encerrar nosotros mismos ¡no!… ¡tenemos que abrirnos ya!”.

Mientras los cubanos desandan lo andado, aquí en Venezuela seguimos con el pedal a fondo con el carro en retroceso. Si no fuera por el petróleo estaríamos pasando más hambre que ratón en ferretería. Y para allá vamos. Vamos si no metemos un frenazo y ponemos la palanca en “drive”. La forma de hacerlo la conocemos: imitemos a quienes lo han hecho bien.

@cjaimesb

El Universal

Lunes 21 de noviembre de 2011