Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Mérida, Nietzsche, Platón y Esquilo. Emeterio Gómez

¡¡Hoy se trata de execrar a la Lógica a nombre de una visión más profunda de la Religión y de Dios!!

Gracias a Marcos Delgado, presidente de la Cámara, a Genry Vargas, exrector de la ULA y a todo ese valioso grupo, por la inaudita alegría de haber estado con ustedes. ¡¡No me lo podía creer!! Yo (que me quejo del poco debate que hay en este pobre país) puesto ante 60 ó 70 personas, ávidas de discutir frontalmente sobre el contenido abstruso de esta columna semanal, es decir, sobre Ética, Política, Modelo de Sociedad… ¡¡y Dios!! Resumo tres horas de polémica, una de las más hermosas que he tenido… y mire que las he tenido.
“No me convence esa visión tuya de la Ética, Emeterio. Si a la hora de juzgar moralmente a alguien tomamos en cuenta todas las presiones, influencias o ‘razones’ que pueden llevarlo a traicionar sus valores, el resultado sería una Relativización Absoluta de la Moral. Por esa vía, profe, cualquier cochinada podría justificarse, cualquier financiamiento sucio para saltar talanqueras, podría resultar legítimo”.
El problema, pana, es que eso es ya, de por sí, y precisamente, un Dilema Moral: Tan absurdo es juzgar la ética de alguien a la luz de las presiones que sobre él se ejercen, con lo cual, ciertamente, Relativizamos ¡¡o Liquidamos!! la Moral; tan absurdo es eso, como estúpido es juzgar éticamente con criterios absolutos, esto es, radicalmente al margen de aquellas presiones. Que es la visión de todos los fanatismos fundamentalistas que en el mundo han sido.
“Pero, profe: ¿no será que eso que usted llama la Quiebra Radical de la Filosofía, no vale para toda ella; no atañe a los cimientos platónico-aristotélicos de Occidente? ¿No será que usted se refiere sólo a la Filosofía Moderna –la que va de Descartes a Hegel– cuya inconsistencia es del dominio público? ¿No será que Nietzsche puso en evidencia que Grecia, a través de sus poetas trágicos –Eurípides, Sófocles y Esquilo– le había llegado ya a esta dolorosa ‘Imposibilidad Absoluta de entender Lo Humano’ que usted plantea. Disculpe Emeterio, no quiero herir su sensibilidad, pero creo que es vital aclarar estas cosas”.
No le pare profesora. Por supuesto que estas cosas hay que asumirlas en toda su crudeza. Porque lo que está en juego es nada menos que la comprensión de Lo Humano. Ciertamente: en Grecia ya estaba presente “la tragedia”; ellos tenían una profunda conciencia de la increíble porquería de Lo Humano… Pero tal vez no los filósofos, sino sólo los Poetas Trágicos. Platón se opone brutalmente a ellos ¡¡los excluye de su República!! Porque, según él, no captaron para nada la Dimensión Racional del Hombre, esa que él –Platón– neciamente, fundó.
Precisamente –inteligente y adorable mujer– Nietzsche, en El Nacimiento de la Tragedia, se burló de Sócrates ¡¡porque éste se burló de Esquilo!! Porque Sócrates, creía que la Razón capta Lo Esencial de Lo Humano; y, más aún, que ella excluye o bypasea Lo Trágico. Sócrates es el punto de partida de esta Necedad Racionalista que castró a Occidente. Hoy –contra todo el ateísmo nietzscheano– se abre paso la Inversa del Giro Platónico que nos condenó a lo que los budistas llaman The Monkey Mind, la manera de pensar de los monos, o sea, la Lógica. Platón, en efecto, a nombre de ella, execró las versiones más primitivas de la Religión: los dioses griegos trampeándose entre ellos y saltando talanqueras como si fuesen políticos. ¡¡Hoy se trata de execrar a la Lógica a nombre de una visión mucho más profunda de la Religión y de Dios!!

gomezemeterio@gmail.com