Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Monedero

Por: Emeterio Gómez

Agradezco la nutrida asistencia al debate con Juan Carlos Monedero en la UCV. Fue un placer decirle a estudiantes chavistas –¡¡y a Monedero!!– que El Capital de Marx no es ninguna obra científica, como ellos creen, sino una ristra de inconsistencias que dan pena.

Monedero mostró toda su solidez el domingo pasado, en El Universal, al afirmar que: “Si uno lee a Marx, encuentra elementos y predicciones incorrectas. Pero su análisis del capitalismo es absolutamente válido hoy”. El que un español diga esto sólo acepta dos hipótesis: a) que no entendió El Capital; o b) que cree que a los de las Indias Occidentales se nos puede decir cualquier cosa. ¿Sabrá él que tanto la Critica de la Economía Política, o sea, el Fetichismo de la Mercancía, como el Materialismo Histórico, los dos pilares del Marxismo, son profundamente inconsistentes?

La cara de Monedero se tensó mientras oía la síntesis de las tres tesis falsas de El Capital. Y hasta una amiga entrañable, Adicea Castillo, ternura de toda la vida, luchadora social eterna, adversaria del mercado pero también de Chávez, le dijo a Fanny: “tu marido me revolvió el izquierdismo con su defensa del capitalismo”.

La primera de esas tres tesis falsas, la Teoría del Valor, dice que las mercancías derivan su valía exclusivamente del trabajo que contienen. La segunda: que –por ello– toda la ganancia que el capitalista obtiene es riqueza que éste le expropia al obrero. Es la famosa Teoría de la Plusvalía, antesala de la Teoría de la Explotación: como todo el valor que el patrón se reserva para sí lo produce el obrero, entonces es obvio que aquél explota a éste.

Dos tesis, la segunda y la tercera, radicalmente falsas, porque su punto de partida –que el trabajo es la fuente exclusiva del valor– es mentira. Tres años después que Marx publicara El Capital, la ciencia económica puso en evidencia que el trabajo contenido en las mercancías ¡¡nada tiene que ver con el valor de éstas!! Que dicho valor depende de la escasez relativa. Que si un bien recibió mucho trabajo, pero es sobreabundante, su valor será mínimo y viceversa.

En síntesis, que Marx –contra lo que Monedero cree– no entendió qué era el Capitalismo. ¡¡Razón por la cual fracasaron el socialismo soviético y el cubano y fracasará el “nuestro”!! Porque –al revés de lo que dice la Teoría de la Explotación, que el capitalista se hace rico gracias al obrero– es éste el que puede elevar su nivel de vida y salir de la pobreza eterna, gracias a que aquél tiene proyectos, los ejecuta, asume los riesgos… y pone el capital. En otras palabras –y, por derechista que sea, ya es hora de empezar a decirlo con fuerza– que bien lejos de explotar al obrero o al hombre, el capitalista les permite vivir mejor de lo que vivieron por milenios. ¡¡Que los pobres no migran del Norte hacia el Sur!!

El otro pilar del marxismo, el materialismo histórico, es igualmente falso. Es la creencia según la cual el desarrollo de las Fuerzas Productivas determina la conciencia y las ideas de los hombres. Una “filosofía” que –dado ya Kant– resultó cómica.

Es allí donde están los errores profundos de Marx, Juan, en El Capital y en el Materialismo Histórico y no en “algunas predicciones incorrectas”, como tu crees. No se trata de discutir acerca de “una coma aquí u otra allá”, como irrespetuosamente dijiste el lunes en la UCV, son las tesis marxistas básicas las que son falsas, las mismas que fundaron al Socialismo del siglo XX y al del siglo XXI.

emeteriog@cantv.net
Publicado Diario El Universal 29/04/07