Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Muere la libertad

En Venezuela muere la libertad.

Aníbal Romero
www.anibalromero.net

En Venezuela muere la libertad. Cinco factores impulsan el proceso: La concentración de poder económico en manos del gobierno; el dominio de los medios de comunicación por el Estado; la intervención foránea en nuestros asuntos, que marcha junto a la claudicación de la FAN; el avance de la pasión igualitaria del pueblo y la subordinación de la libertad como principio de una existencia digna. Por último, la ideología de izquierda socialista de la mayoría de los intelectuales venezolanos, que vulnera y debilita las posibilidades de resistir las arremetidas del régimen.

La concentración de poder en manos del gobierno tiene una traducción política, pero sus bases son económicas. El panorama venezolano reivindica los argumentos de grandes pensadores liberales, desde Locke hasta Mill y Hayek: los asaltos a la propiedad privada y la colectivización de la producción y distribución de bienes asfixian la libertad. Las nacionalizaciones son un medio. El objetivo medular es el control del consumo y la sumisión de todos.

El fin de RCTV será un paso clave en el camino de ocupar a plenitud el espacio mediático. El abuso incesante de la propaganda oficial revela un propósito de adoctrinamiento popular, dirigido a uniformar el pensamiento de las nuevas generaciones. A ello se suma la intervención cubana en nuestros asuntos, la influencia decisiva del factor castrista en la conducta del Jefe del Estado, y el intento de duplicar en nuestro país la experiencia autocrática de la isla caribeña, así sea por etapas y camuflado bajo la abundancia petrolera. La FAN, en especial, está siendo objeto de humillaciones de las que le costará redimirse algún día.

Guiando este rumbo, cuyo trágico final puede vislumbrarse, se encuentra la pasión política primordial que hoy alienta a millones de venezolanos: la pasión igualitaria, que deja a un lado la pasión de libertad. También durante las guerras de Independencia y Federal el igualitarismo fue motor de la lucha. Así ocurrió de nuevo bajo el llamado trienio adeco, y solamente el 23 de enero de 1958 se alza en nuestra historia como una hazaña cumplida por la pasión de libertad. Frente a este inmenso desafío, la intelectualidad venezolana carece de adecuados instrumentos de lucha, pues casi todos son hombres y mujeres de izquierda y socialistas, así le añadan al socialismo que enarbolan el adjetivo democrático. Le encuentran tantas bondades al socialismo que difícilmente pueden combatirlo. De allí que el régimen tenga la mesa ideológica servida.