Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Nietzsche, conocimientos y creencias. Emeterio Gómez

¡¡Todo lo cual es tan exactamente verdadero como su contrario, puras palabras!!


 

En medio del debate acerca del Fracaso de la Filosofía, dediqué mi artículo anterior -Creencias, Tautologías e Infinitos- a sostener que todos nuestros Conocimientos son en realidad Creencias, Ilusiones. Una idea que nadie ha plasmado más trágicamente que Federico Nietzsche: “En algún apartado rincón del universo, desparramado en innumerables sistemas solares; hubo una vez un astro en el que animales inteligentes inventaron el conocimiento. ¡¡Fue el minuto más altanero y falaz de la Historia Universal: pero a fin de cuentas, sólo un minuto!! Tras breves respiraciones de la naturaleza el astro se heló y los animales inteligentes perecieron. Alguien podría inventar una fábula así, pero, con todo, no ilustraría suficientemente cuán lastimoso… es el estado en el que se presenta el intelecto humano dentro del Cosmos. ¡¡Hubo eternidades en las que no existió!! Cuando de nuevo se acabe todo para él no habrá sucedido nada, puesto que para ese intelecto no hay ninguna misión ulterior… más allá de esta vida. No es sino humano, y solamente su poseedor y creador lo toma tan patéticamente como si en él girasen los goznes del mundo… Nada hay en la naturaleza, por despreciable e insignificante que sea, que, al más pequeño soplo de aquel poder del conocimiento, no se infle inmediatamente como un odre; y… el más soberbio de los hombres, el filósofo, está convencido de que… los ojos del universo tienen telescópicamente puesta su mirada en sus obras y pensamientos” (Sobre verdad y mentira en sentido extramoral, Edit. Tecnos. Los signos de admiración son míos).

La misma idea que Calderón de la Barca -200 años antes- plasmó en La Vida es Sueño: el carácter ficticio o ilusorio de la vida, lo Humano y “La Realidad”. La destrucción brutal de la ficción que la Razón y la Verdad griegas crearon. La misma ficción con la que el Cristianismo Medieval desarrolló la Escolástica. Y, finalmente, la misma con la que Descartes, el Racionalismo y la Modernidad, produjeron el apogeo grandioso -e iluso- de Occidente: la ingenuísima idea de “Progreso”.

Nietzsche liquida a la Razón un siglo antes que la noción de Ideología cobrase cuerpo ante el fracaso del Comunismo: la evidencia brutal de que el Marxismo, lejos de ser una Ciencia, era otra vulgar Creencia. Un siglo antes, Nietzsche mostró ¡¡que la Lógica y la Filosofía!! eran simplemente eso: Ideologías Monumentales, “Conocimientos Ideológicos”. Fue esa tesis nietzscheana genial, según la cual no hay hechos sino interpretaciones; la misma de Kant, acerca de la absoluta inaccesibilidad de la Realidad, de la impensable “Cosa en Sí”. Sólo que Kant no se atrevió nunca a sacar la consecuencia demoledora: que jamás podremos tener un Conocimiento del Mundo sino puras versiones suyas, es decir… Creencias. Esto es, que la Filosofía había muerto. ¡¡Pero había que llamarse Federico Nietzsche para atreverse a decir que “El rey andaba desnudo”; o sea, que estábamos “en pelota”!!

Después de él, la Humanidad no ha hecho sino intuir que la Vida, la Realidad y el Ser Humano son tan sólo ficciones, sinsentidos infinitos: “el minuto más altanero y falaz de la Historia Universal”. Pero a fin de cuentas, sólo un minuto; inserto entre dos inmensidades, cada una de ellas inescrutable: el Cosmos y el Espíritu individual. ¡¡Todo lo cual -o sea, todo lo que hemos dicho en este artículo- es tan exactamente verdadero como su contrario, puras palabras!! Sócrates y el eterno “Yo sólo sé que no sé nada”; “La vida es sueño” de Calderón; o el budismo-taoísmo: la conciencia Permanente de la Impermanencia.

http://emeteriogomez.wordpress.com

EL UNIVERSAL
domingo 13 de mayo de 2012 12:00 AM