Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
No es el imperio, es un mal gobierno. Eddo Polesel

La explosión de los escándalos financieros cuyos recursos de origen dudoso se encontrarían en bancos del exterior demuestra desvíos inaceptables de una inmensa fortuna que, según reporta la balanza de pago del Banco Central de Venezuela BCV, del ingreso total petrolero 2002-2014 que totaliza 842 mil millones dólares solo han sido entregados al BCV el 52 por cientos, los demás 405 mil millones se quedaron en PDVSA para otros fines y, a esta descomunal cifra generada por unos precios que llegaron a 120 dólares por barril, hay que sumarles los recursos recibidos por el endeudamiento con el imperio Chino -garantizado este con hipoteca sobre nuestras reservas petroleras- y los que provinieron de las demás deudas contraídas tanto por PDVSA como por la emisión de títulos de Deuda Soberana puede llegar a sobrepasar el billón de millones de dólares y este gigantesco monto que ha dispuesto el régimen, choca con la situación de una crisis sistémica que se evidencia por un generalizado desabastecimiento que ha venido para quedarse, de alimentos, medicinas e insumos para los hospitales que engrosa la cifra de los muertos por homicidios.

A esto se une la falta de repuestos para maquinaria y vehículos automotores, que mantiene paralizada o funcionando en mal estado la mitad de la flota de transporte de mercancía y del transporte urbano e interurbano, lo cual se completa con la carencia de materia prima que mantiene paralizada la producción nacional, determina un cuadro de extrema gravedad que el régimen pretende endilgar a factores externos, para tratar de tapar la obra de un mal gobierno.

A esta astronómica cifra hay que agregar los centenares de barriles de petróleo que mensualmente se han venido entregando a condiciones, de cuasi regalo, a países con gobiernos amigos del régimen, está a demostrar la magnitud de ese desfalco representado por la diferencia de lo que entro en el periodo  2002-2014 al BCV y lo que se dispuso por otros fines pero sin rendición de cuenta que, informaciones provenientes del banco Mundial estima en 450 mil millones de dólares; es ese desfalco que nos ha colocado dentro de una crisis política, económica y social y las principales causas se deben que a partir del 2002,  de regreso al país el Presidente Chavez, declaro que los habían agarrados con los bolsillos vacios y que eso no volvería a ocurrir, se abrió el boquete de un sistema administrativo, permisivo y sin frenos, perverso y corrupto que se vino agregando un control cambiario que fue otro canal de corrupción, tal como lo denuncio el ex ministro Giordani de unos 25 mil millones de dólares entregados por CADIVI a empresas de maletín a lo cual se le debe agregar las triangulaciones de importaciones efectuadas vía Cuba por empresas del Estado y las otras triangulaciones por medio de otros paraísos fiscales, así como de los varios desfalcos en el Fondo Chino, en PDVSA del fondo de pensiones y de otros sonados caso cuyos culpables han logrado salirse con la suya y refugiarse en países que, a cambio de informaciones, se han convertido en protegidos; así como de otros casos con graves acusaciones, que aun no han sido juzgados a causa de una administración de justicia parcializada que se protege por el férreo control que ejerce el Ejecutivo de los demás poderes del Estado, y es así como hemos entrado en una situación dentro de la cual se ha venido imponiendo la tesis revolucionaria de una interpretación arbitraria de los postulados constitucionales aplicados en beneficio del sistema y de aliados ideológicos internos y de gobiernos amigos, que han venido imponiendo progresivamente desde las elites del poder con una rigurosidad implacable.

Otras consideraciones que son obligante hacer porque, según la misma fuente, se estima que se ha acumulados fortunas mal habidas en el exterior que pueden ser de unos tres cientos cincuenta mil millones de dólares de los cuales los doce mil millones de dólares que se encuentran en el banco HSBC, sucursal de Ginebra, Suiza que, según afirmaciones de un alto funcionario existen y que “son” transparentes lo cual confirma, una vez más, las irregularidades que se han cometido porque, como se sabe en este banco solo se aceptan a nombre de personas naturales; frente a todas esa irregularidades de una magnitud descomunal, nos encontramos con un nivel de reservas internacionales en el Banco Central en su más bajo nivel que impide cumplir con las obligaciones externas, y obliga a reducir las importaciones de alimentos y medicinas a consecuencia del reducido monto de reserva liquidas, se estiman en tan solo alrededor de dos mil millones de dólares se han iniciados negociaciones con bancos de los Estados Unidos y de Inglaterra para una operación SWAP, por un prestamos en dólares entregados en garantía oro monetario; prestamos que se debe rescatar en un plazo determinado lo que está demostrando la debilidad de nuestra posición externa y del peligro que representa una preocupante vulnerabilidad por la dependencia de aprovisionamientos externos para comer, que hoy se agrava por la baja de los precios del petróleo, por no haber aprovechado de la bonanza de los altos precios para crear reservas, como lo han hecho otros países y hemos llegado, como alguien no ha definido, a ser el único país petrolero quebrado.

Ha llegado la hora que cada quien asuma sus responsabilidad y se posicione a favor del restablecimiento de la legalidad y del funcionamiento cabal de las instituciones democrática, tanto por parte de los Poderes Constitucionales del Estado como de las organizaciones más representativa de la sociedad. No busquemos ayuda externa sino cooperación y comprensión, con acatamiento a los compromisos y Tratados Internacionales suscritos y ratificados por los gobiernos de Venezuela; somos un país pacífico debemos rechazar cualquier referencia a conflictos de carácter bélicos que en nada servirán a resolver nuestros problemas, recordemos que nadie hará por nosotros lo que no somos capaces de hacer por nosotros mismos.

EDDO POLESEL
eddopolesel.wordpress.com