Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Nuestra realidad, nuestro desafío. Jesus Armas

A un mes del 14 de abril, la cúpula que está en el poder (los enchufados) siguen sin entender lo que nuestro pueblo expresó en las urnas. En política, no siempre lo que se ve es lo que es, el grupito tiene las instituciones, pero no pueden esconder la derrota.

Utilizaron toda la maquinaria del Estado, apelaron al clientelismo, apelaron a divinizar la figura de su líder, utilizaron la coacción a empleados públicos, intimidaron a miles de venezolanos a través del voto asistido, aplicaron la violencia a testigos y sin embargo teniendo al poder electoral en sus manos sólo pudieron aventajarse virtualmente en el 1.49%.

Esto coloca al país en una paradoja bastante peculiar, aquellos que salen del poder  ya no puede gobernar y el que va de entrada todavía no puede. Hoy el gobierno se encuentra en una franca debilidad, el líder del país está en la oposición, los problemas de gobernabilidad se agravan y la respuesta del enchufado mayor es continuar el camino de la represión y la socialización de los medios de producción. Mientras nuestros emprendedores sigan siendo cercados, la inflación seguirá galopante y la nación vivirá en una pobreza creciente.

El parlamento siempre es el mejor reflejo de la vida política: estas últimas semanas, hemos visto un ataque carente de toda moral, de toda racionalidad hacia los diputados de la unidad democrática. Sin embargo, la gran realidad es que ese ataque no es contra Julio Borges o contra María Corina Machado, ese ataque es contra la vida republicana. El régimen al verse ilegítimo debe recurrir a la disolución de la República, para desenmascararse e intentar dar el paso hacía una dictadura, sin el carisma de Hugo Chavéz seguir viviendo en un estado de semi-democrácia se les hace insostenible. Bien lo dijo el Nerón del parlamento, “Chavez era el muro de contención  de muchas de esas ideas locas que se nos ocurren a nosotros”.

Por otra parte, Capriles nos muestra el camino, el mismo camino que llevo al éxito al Dr. King, a Mandela y a Ghandi. El desafío político no violento es nuestro sendero hacia la paz y la libertad, tenemos que estar juntos para transitarlo, no será sencillo a veces muchos querrán tomar atajos, quizás a algunos se sientan frustrados y opten transitar el camino  de la desmovilización y dejar de confiar en el poder del voto, pero a todos les decimos que nos toca creer en Capriles, se lo ha ganado. Nos toca tener fe, pero lo más importante tener la convicción y la fuerza porque hoy la mitad del país sueña con el progreso. La otra mitad, a pesar de, tener el monopolio de la fuerza, la petro-chequera y la hegemonía comunicacional, hoy no cuenta con liderazgo, está acéfala de ideas, de sueños que los unan. Por eso, más temprano que tarde, el grupito de los enchufados se quedará solo y les tocará salir de la historia por la puerta de atrás.

JESUS ARMAS