Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Nuestras fronteras. María Teresa Romero

Escenarios clave de la defensa y seguridad de nuestra integridad territorial

Es alarmante el estado de abandono e indefensión en que se encuentran las fronteras territoriales que Venezuela comparte con Brasil, Colombia y Guyana. Los recientes eventos en Amazonas, en el que murieron 80 yanomamis, es tan sólo una muestra de la inseguridad fronteriza que padecemos los venezolanos, a pesar de la militarización que el gobierno chavista ha emprendido en toda la sociedad.

La falta de vigilancia y control de parte del Estado, la inaplicabilidad de un ordenamiento territorial básico para la intervención planificada de estas remotas zonas, así como la falta de profesionalidad, de operatividad y de bienestar en el sector militar, además de su ideologización, son causas fundamentales de esa peligrosa situación. De allí que en los últimos 14 años sea tan visible el incremento de las actividades y procesos migratorios ilegales de todo tipo en nuestras fronteras: la penetración del narcotráfico y de los grupos terroristas, la degradación de vida de las etnias aborígenes, la destrucción del medio natural por tecnologías no apropiadas, entre otras manifestaciones de la acción irregular.

Una Política Exterior de Estado realmente soberana debería considerar las fronteras como escenarios clave de la defensa y seguridad de nuestra integridad territorial. Así lo conciben nuestros vecinos. En Brasil, por ejemplo, una de las primeras medidas de la presidenta Dilma Rousseff al llegar al poder fue la creación de un Plan Marco Especial de Seguridad y Defensa fronteriza.

El próximo gobierno democrático de Venezuela debería emprender con urgencia un plan similar que defina en términos amplios y modernos los conceptos de soberanía, defensa y seguridad, y que incluya objetivos que vayan más allá del necesario y eficaz combate militar y policial de los delitos transfronterizos. Entre ellos, no pueden faltar la ocupación humana de los territorios en forma organizada, el desarrollo económico, social y cultural en las fronteras, y la protección de los bienes y recursos naturales como parte de nuestro patrimonio nacional.

Matero1955@hotmail.com

MARÍA TERESA ROMERO | EL UNIVERSAL
miércoles 26 de septiembre de 2012 12:00 AM