Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Nuestro enemigo, el Estado

El Universal 18/05/09

Por: Leonor Filardo

“Gobierno existe cuando la ley está diseñada para proteger la propiedad privada…”

Con motivo del próximo 25 aniversario de Cedice, su presidente, Rafael Alfonzo, fue entrevistado el lunes 4 de mayo en Aló Ciudadano, donde defendió brillantemente las libertades políticas y económicas, condenó lo que en sus diferentes acepciones significa estatismo/mercantilismo/corporativismo/populismo, instrumentados por Venezuela con un rotundo fracaso, y presentó una propuesta alternativa basada en la libertad que es la única salida que nos queda, y sobre la cual nuestros líderes deben reflexionar.

Para algunos el estatismo versus la libertad son conceptos claros, pero nuestros políticos creen que el problema de Venezuela es la falta de líderes honestos y demócratas porque en lo económico su discurso continúa siendo estatista/populista. La claridad de conceptos es primordial a fin de elegir entre dos alternativas distintas. Albert Nock (gran defensor de la libertad) establece una diferencia entre Gobierno y Estado en su libro Nuestro enemigo, el Estado, esencial para este propósito.

Para Nock, Gobierno existe cuando la ley está diseñada para proteger la propiedad privada, los derechos naturales de los ciudadanos y maximizar sus oportunidades para que cada individuo logre alcanzar sus metas. Es un instrumento de justicia y elemento indispensable de una sociedad libre.

Estado existe cuando la ley se pervierte para castigar a unos y proteger a otros y asegurar beneficios a unos a expensas de otros. Así el Estado se convierte en un aparato legal pervertido que por siempre buscará intermediar los medios que lo protejan, con grupos de interés que persiguen sus propios beneficios. Los que pierden son los miembros pacíficos y productivos de una sociedad.

Testimonios históricos indican que el Estado se origina en la conquista y la confiscación y su característica única es la explotación económica de una clase por otra: I) En su estado primitivo invaden y confiscan apropiándose de la posesión deseada; II) Al descubrir que era más rentable hacer la posesión dependiente y utilizarla como medio de trabajo, modificaron la técnica y surgió el Estado feudal;

III) En el siglo XVI, cuando los mercaderes comenzaron a desplazar a los nobles en el control del Estado, no cambiaron su esencia, sólo adaptaron el mecanismo a sus propios intereses fortaleciéndolo inconmensurablemente. El Estado feudal se convirtió en mercantilista, un sistema de privilegios estatales sistemático para servir a un nuevo orden de intereses. Además, se ingenió para convertirse en una maquinaria política de poder, utilizando todas las armas posibles de propaganda que le dieran prestigio. El Estado mercantilista nació para perpetuarse.

Según Nock es antisocial porque parte de los derechos o privilegios que graciosamente otorga a individuos, a los que les entorpece el acceso real a la Justicia, y, a su vez, se coloca por encima de ésta como autoridad suprema porque es pareja perfecta del Absolutismo.

Históricamente el Estado ha creado todas las contingencias para depredar los derechos sociales y fortalecer su poder. Nock cita a Freud quien señala que el Estado lo que ha hecho es proteger el monopolio del crimen como sucedió en la Alemania nazi, en el comunismo de la Unión Soviética y, en mayor o menor grado, en el mundo contemporáneo. Plantea que en cualquier punto de la Historia uno no ve diferencia alguna con los profesionales del crimen. Sólo que ahora se ha legalizado y la justicia adaptada a premiar criminales y castigar honestos.

Nock, en su análisis del estatismo, condena duramente el New Deal (conjunto de políticas que instrumenta Franklin D. Roosevelt para combatir la depresión económica). Nock asevera que ese fue el pretexto para incrementar el control sobre la sociedad. Encuentra aberrante que Roosevelt hubiera conseguido un poder sin precedentes, y lo califica de golpe de Estado. Considera que las nuevas políticas no serían temporales porque el presidente Roosevelt instrumentó una política monetaria inflacionista que a partir de ese momento sería utilizada permanentemente. En su opinión, esas medidas, conjuntamente con las del New Deal, fueron responsables de la gran depresión.

La naturaleza del Gobierno, por el contrario, es genuinamente social porque con base en los derechos naturales fundamentales, protege y asegura esos derechos con una justicia que respeta las normas de recto comportamiento individual, de fácil acceso y no va más allá de sus límites. ¡Viva la libertad!, siempre defendida por Cedice.

cedice@cedice.org.ve