Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Nuevo gobierno? Gerver Torres

Como el dinero se acaba, apelará a expropiaciones y persecución de actores privados

Algunos venezolanos tienen la esperanza de que Hugo Chávez se mueva hacia el centro en su nuevo período de gobierno. Citan como evidencia de ese movimiento por venir, declaraciones públicas y privadas que el presidente ha hecho después de conocerse los resultados del 7 de octubre; que llamó al candidato de oposición y sostuvo una cordial conversación con él; que habló de la necesidad de reconciliar el país; que le dijo a un grupo de empresarios que deseaba facilitar la inversión. Razonan también que frente a los crecientes y cada vez más complicados problemas del país, al presidente no le quedará otra opción que negociar y buscar terreno común con otros actores políticos y sociales claves del país. Eso significaría moderación.

Por mi parte, no creo en ese escenario. Pienso que Hugo Chávez tenderá a hacer más de lo que ha hecho en los últimos años e inclusive tenderá a radicalizarse. ¿Por qué?

Porque un giro significativo de política, para que sea efectivo, tiene que ser integral, coherente, denso. No puede estar hecho de simples declaraciones, sonrisas y alguno que otro decreto. Se necesitarían nuevas estrategias, políticas distintas, cambios regulatorios, cierto tipo y calidad de burocracia. Nada de eso existe ni tiene el gobierno ninguna capacidad de armarlo. En otras palabras, aunque el presidente quisiera dar ese giro, no tiene cómo hacerlo.

Ante la acentuación de los problemas del país, el gobierno intentará hacer primero lo único que sabe hacer: crear misiones; repartir dinero. Como el dinero se acaba, como el endeudamiento va ya alcanzando un límite insostenible, apelará a otros de los recursos que ha manejado hasta ahora: expropiaciones y persecución de actores privados. Las misiones son el pan; las expropiaciones son el circo. Si se acaba el pan, tendrá que haber más circo. Chávez no sabe hacer otra cosa que radicalizarse. El nuevo gobierno será el viejo gobierno.

Por: Gerver Torres

El Universal