Las medidas tomadas en este periodo desmantelaron el aparato productivo nacional y socavaron la generación de puestos de trabajo productivos y bien remunerados, además que sumieron al país en la hiperinflación mas perversa que país alguna haya vivido

El Observatorio de Gasto Publico de Cedice Libertad, realizo un balance del período del gobierno de Nicolás Maduro 2013-2018, el cual se caracterizo, por un deterioro continuado de la dinámica económica, con una contracción ininterrumpida, debido a las nefastas políticas instrumentadas, en consonancia con los lineamientos político-ideológicos del Socialismo del Siglo XXI. Las mismas desmantelaron en gran medida el aparato productivo nacional y socavaron la generación de puestos de trabajo productivos y bien remunerados con una perversa hiperinflación que pulverizo el poder adquisitivo de los ciudadanos. Asimismo, la falta de mantenimiento acumulada en los servicios básicos, incidieron en la calidad de vida.

Durante este gobierno, el PIB se contrajo en un 50%, a tal punto que actualmente se estima un nivel de producción como el de  hace más de 30 años atrás, sólo que con una mayor población y necesidades diversificadas. Venezuela es la economía menos libre del planeta, de acuerdo al ranking 2018 de libertad económica del Instituto Fraser, que ha destruido la capacidad productiva de la industria petrolera y es el único  país de la organización de países exportadores de petróleo OPEP con hiperinflación.

La hiperinflación en 2018  alcanzo más de  1.000.000% al cierre del 2018, lo que lo convierte en la nación con mayor miseria económica. Venezuela es el país de la región con menor stock de reservas internacionales (US$ 8.830 millones), a pesar de haber obtenido por exportaciones netas de petróleo entre 1999 y el 2014 más de US$ 180.000 millones, de acuerdo a las cifras de Balanza de Pagos del Banco Central de Venezuela.

El comportamiento del dólar paralelo entre el 2013 y el 2018, refleja una depreciación de la moneda nacional de 124.804%, pasando de un valor de 64 Bs/USD, a 80.000.000 BsF/USD (800 BsS/USD) al cierre del 2018, que explica en parte el  ritmo de crecimiento inflacionario.

De acuerdo a la primera encuesta ENCOVI (Encuesta sobre condiciones de vida) realizada en 2014 por las Universidades Simón Bolívar, Central de Venezuela y Católica Andrés Bello, se había registrado para ese año un índice de pobreza general en línea de ingreso de 48,4%. Cuatro años después, en 2018  el estudio reflejó que estos indicadores se han agravado, ya que la pobreza general se sitúa en 87%.

Asimismo, el informe 2018 del Observatorio de Violencia, revela que Venezuela posee una tasa de 81,4 muertes violentas por cada cien mil habitantes, la más alta de Latinoamérica,  que duplica a los países más violentos de Centroamérica (Honduras y el Salvador) para un total de 23.047 fallecidos en el último año de gobierno.

Durante la primera quincena de 2019, según cifras del inflaciómetro de Cedice Libertad, el crecimiento de los precios ha sido cercano al 140%, lo que significa que probablemente al cierre del año, de mantenerse las condiciones actuales de la economía, la hiperinflación llegue al 20.000.000%, aunque las estimaciones del FMI la sitúan en 10 millones%.

La única forma de acabar con este deterioro es a través de políticas publicas de libre mercado, que permitan enrumbar al país hacia el desarrollo y el crecimiento. Cedice Libertad, tiene propuestas para eliminar la inflación y lograr consensos para una Venezuela Libre que pone a la orden de los decisores públicos a través de su página cedice.org.ve.

Para mas información:
Economista Karelys Abarca, investigadora de Cedice Libertad
Teléfono: +58 426 510 2612