La reconversión monetaria que implementó el gobierno venezolano a partir del día 20 de Agosto, catapultó a la hiperinflación de manera irreversible. Aunque el gobierno aseguró que las medidas económicas acabarían con la inflación, ocurrió justamente lo contrario.

Entre el 17 de agosto y el día 25 del mismo mes, el tipo de cambio libre creció en 41%, pasando de Bs. 5.921.000 a Bs. 8.347.000 (Bs. 83,47 en el nuevo cono monetario) en menos de 10 días, lo que significa que desde el anuncio de las medidas económicas, el tipo de cambio se ha ido incrementando a un ritmo de 5% en promedio al día.

Considerando que la economía venezolana es altamente dependiente de las importaciones de materias primas y bienes de capital, el incremento exacerbado que está mostrando el tipo de cambio desde el anuncio del desatinado paquete de medidas económicas del gobierno, se traducirá en expansión de los costos de las empresas, mayor crecimiento de los precios de todos los bienes y servicios, mayor desempleo, mayor pobreza y hambre en el escenario de una hiperinflación jamás vista.

Adicionalmente, el sueldo mínimo quedó en aproximadamente 22 dólares al mes para los trabajadores al dólar libre, sin embargo no hay empresa que pueda resistir ese incremento del costo laboral, porque sus ventas se realizan en bolívares. En muy pocos días, volveremos a tener sueldos mínimos menores a un dólar y una masa enorme de desempleados que perdieron sus puestos de trabajo por el cierre de las empresas que perecieron ante el insoportable peso de sus costos de producción.

Definitivamente, la hiperinflación no son sólo ceros a la derecha que pueden borrarse por decreto, algo que lamentablemente irán descubriendo los venezolanos muy pronto.

Econ. Karelys Abarca
Observatorio Gasto Público, Cedice
Twitter: @karelitabarca