Recientemente la Superintendencia de Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) emitió una circular donde restringe expresamente los accesos a cuentas en Venezuela desde el exterior.

El Superintendente comunicó a través del mencionado documento, que toda persona que viaje al exterior deberá llenar una ficha donde comunique su lugar de destino y duración del viaje, de lo contrario  serán bloqueadas las cuentas que se manejen desde una dirección IP que no se encuentre en Venezuela, hasta que el titular de la cuenta cumpla con el llenado de la mencionada ficha.

Esta medida busca frenar las operaciones de remesas realizadas a los familiares por venezolanos que se encuentran en el exterior y operan haciendo llegar dinero a sus familias a través de otros venezolanos que realizan las transferencias en bolívares a un tipo de cambio mayor al valor regulado gubernamentalmente.

El gobierno busca restringir estas operaciones, limitándolas a sólo tres casas de cambio autorizadas y dos operadoras internacionales, bajo el pretexto que la economía venezolana está siendo atacada por factores externos que ponen bajo amenaza el poder adquisitivo de la moneda nacional.

Sin embargo, la medida no es otra cosa más que la expresión del control absoluto que tiene el Estado sobre los derechos de la sociedad civil, un Estado que controla y sofoca las libertades ciudadanas, que busca romper la conexión de flujo monetario entre venezolanos y que además busca hacerse de las remesas familiares, para luego ganar con ellas al precio del mercado libre.

Econ. Karelys Abarca
Observatoio Gasto Público Cedice