Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Paraguay se engrandece. Maria Teresa Romero

Las autoridades de la UE han dejado claro que el país retorne al Mercosur lo antes posible.

La firme y digna decisión de los presidentes saliente y entrante de Paraguay de no reingresar al Mercosur mientras Venezuela ocupe la presidencia pro témpore y no se discuta su entrada ilegal al organismo, es una actitud que enaltece al pueblo paraguayo y a todos los demócratas del continente. El pequeño país latinoamericano se ha hecho grande con esta decisión y ha dejado al desnudo a los “grandes socialistas” suramericanos, que sin vergüenza alguna no sólo pisotearon los acuerdos firmados y ratificados dentro del bloque para que entrara el gobierno chavista, sino que ahora humillan al nuevo mandatario electo, Horacio Cartes, al ofrecerle -una vez que asuma la presidencia de su país el 15 de agosto-, la presidencia pro témpore de las manos del propio Nicolás Maduro en Caracas.

Por supuesto, la decisión le será costosa en términos económicos. La economía paraguaya es reducida y sus principales exportaciones van hacia sus vecinos Brasil y Argentina. A pesar de las asimetrías y otros problemas, su integración al Mercado del Sur le favorece. Sin embargo, su salida de un bloque cada vez más fracturado, estancado y politizado, le abre la oportunidad de salir de la dependencia con respecto a ellos y diversificar su economía, mirando especialmente a la Alianza del Pacífico; una verdadera alianza comercial mucho más dinámica que el bloque del Sur, que además mantiene tratados de libre comercio con Norteamérica, Europa, Asia, África y otros latinoamericanos.

Además, un Mercosur sin Paraguay queda de entrada sin el acuerdo de libre comercio con Europa que se lleva negociando desde el 2000 y que a finales de este año vence el plazo del mandato de la Comisión Europea para firmarlo. Las autoridades de la Unión Europea han dejado claro que es condición indispensable para la continuación de la negociación del TLC entre ambos bloques, que Paraguay retorne al Mercosur lo antes posible.

A la larga, esta nueva guerra de la triple alianza sí podría ganarla Paraguay.

MARIA TERSA ROMERO ― EL UNIVERSAL
Matero1955@hyotmail.com