Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Pascal versus Descartes

Gracias a los lectores por la acogida que le han dado al curso Modernidad y Posmodernidad, a iniciarse el 29 de enero.

Gracias también por la acelerada preinscripción que ya casi agota el cupo: una inyección de ánimo en medio de esta incontenible arremetida de Chávez. Frente al acoso del Totalitarismo ¡¡vamos a convertir este seminario –y todas nuestras actividades– en pequeños focos de resistencia intelectual!! Porque somos nosotros y no ellos (el Capitalismo Solidario y no el Marxismo; los que enfatizamos el desarrollo espiritual de las personas y no el mesianismo o el uso del poder político para imponer una moral) quienes vamos a producir una sociedad mejor.

Pero –insisto– los que tomen el curso deberán esforzarse para asumir un requisito: la posibilidad de aceptar que la Civilización Occidental fracasó; que el pensamiento racional, su núcleo duro, es endeble. Que él es sin duda muy poderoso como instrumento pero no como fundamento; como método para pensar rigurosamente, pero no –la pretensión de Descartes– como constituyente último del espíritu. Porque la razón, poco tiene que ver con nuestros cimientos espirituales. Porque el Logos griego se generó a partir del cosmos, el mundo, la naturaleza y el lenguaje ¡¡instancias todas ajenas a la esfera de lo sagrado, el “sitio” donde el hombre se constituye!!

Quienes tomen el curso deberán poner sus mentes en blanco en todo lo que atañe a la cultura. ¡¡Hay que aprender a desaprender!! Asumir la posibilidad de que Platón y Aristóteles enrumbaran a Occidente por un camino estéril: el de la razón y no el del espíritu; el de la sabiduría y no el de la praxis del desarrollo espiritual. La posibilidad de que el conocimiento ¡¡no nos haga un ápice mejores!! Que podemos ser muy cultos y mientras más cultos, peores moralmente. Que el amor a la sabiduría, esto es, la filosofía, no era el camino. Y que no es –como nos dijo un amigo, orgulloso de Occidente– que yo sea excesivamente enfático, sino que de verdad es así, que hay que tirar por la borda toda la filosofía que nos han enseñado.

Por todo ello, el seminario se centrará en el choque Pascal–Descartes; la religiosidad versus la racionalidad: el título de un libro nuestro, pronto a aparecer. Porque Descartes es el esfuerzo supremo por fundar el espíritu en la razón, en lugar de al revés. Él es el método, la lógica y la ciencia, en tanto que Pascal es la religión, el Cristianismo en toda su fuerza. No por supuesto el de la Santa Inquisición, sino –precisamente, frente a la duda cartesiana– la certeza radical acerca de la existencia de Dios; el sentir que el espíritu es un ente infinito y absoluto, capaz de amar al prójimo. Es la poderosa frase de Jesucristo que Mel Gibson usa en su película: “Amar al que te ama no tiene ningún mérito”. Amar al que te ama es el mundo de lo natural, de lo racional. Amar al que NO te ama es el espacio sagrado, la esfera del espíritu, Dios.

El seminario se centrará entonces en la confrontación entre El discurso del método de Descartes y los Pensamientos de Pascal. De éste usaremos la traducción de Zubiri, disponible en Caracas. Del prólogo –y aunque no nos simpatiza Zubiri– tomamos un fragmento que resume todo nuestro curso: “Si en alguien, hay en Pascal ese transporte de su ser total hacia los problemas últimos… Se puede, en efecto, atesorar toneladas de conocimientos filosóficos y no haber rozado siquiera de lejos el más leve vestigio de auténtica vida filosófica”.

emteriog@cantv.net

Articulo publicado en el Diario El Universal 14/01/07