Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Poder Municipal o Poder Comunal. Jesús Alexis González.

El resultado cuantitativo del pasado 8-D alcanzado en un entorno plebiscitario que reflejó una disminución de más de 2,3 millones en el caudal de votos del oficialismo en relación a la última elección presidencial, tendrá a nuestro parecer, un significativo efecto sobre las aspiraciones ideológicas del Ejecutivo Nacional en cuanto a profundizar su intención de demoler el Estado Constitucional Federal descentralizado, a los efectos de crear una sociedad socialista en torno a un Estado Comunal que tiene a la Comuna como célula fundamental de conformación, y para lo cual, sostienen,  es necesario el desarrollo de la propiedad social sobre los factores y medios de producción básicos y estratégicos.

Tal contexto facilita inferir, que aparte de  desear  la destrucción del Estado Constitucional, también propiciarán (en lo inmediato) que la Comuna suplante al Municipio como unidad política primaria de la organización nacional, apuntalada dicha aspiración por un conjunto de leyes orgánicas: del Poder Popular, de las Comunas, del Sector Económico Comunal, de Planificación Pública y Comunal, del Sistema de Transferencias de Competencias y Atribuciones  de los Estados y Municipios a las Organizaciones del Poder Popular, y la de Contraloría Social.

Nos permitimos un primer alto reflexivo: Asumiendo que el Gobierno Nacional pretende establecer un Estado Comunal en paralelo al Estado Constitucional, en el marco de un control de las comunidades (Consejos Comunales y Comunas) por parte del Poder Central al asignarles directamente los recursos; se nos genera una interrogante: Los venezolanos estamos de acuerdo en que el Estado Comunal asuma las competencias del Estado Constitucional, y muy especialmente (en lo inmediato) la de los Municipios?

 El marco jurídico antes citado, se aromatiza con la transversalidad del supuesto ejercicio de la soberanía popular directamente por el pueblo en lo político, económico, social, cultural, ambiental, internacional, y en todo ámbito del desenvolvimiento y desarrollo de la sociedad, a través de sus diversas formas de organización que edifican el Estado Comunal a la luz de una democracia participativa. En la práctica es todo lo contrario, ya que se niega el derecho a elegir libremente a sus “voceros” mediante la aplicación de un “asambleísmo delator de mano alzada” que en esencia esconde la búsqueda de un centralismo presidencial, en aras de construir las bases  socialistas  en armonía con el Poder Popular.

Nos permitimos un segundo alto reflexivo: Qué entendemos por pueblo? Un proceso en permanente evolución que se plantea cambios socioeconómicos y reclama sus derechos, y su forma es la totalidad de los ciudadanos sin distinción alguna; es decir, pueblo somos todos, de oposición, oficialistas, independientes e indiferentes!!!

Resulta pertinente destacar, que en el “Plan de la Patria 2013-2019” tienen previsto fundar 23.700 Consejos Comunales para agrupar el 70% de la población, crear unos 14 Distritos Motores de Desarrollo (Cadenas Productivas Socialistas) donde aspiran localizar 4.050 Comunas a razón de 450 anuales; todo ello con una inversión pública estimada de unos 600.000 millones de dólares. Esta realidad programática condiciona un enfoque de doble entrada para el 2014: (1) El Ejecutivo Nacional, luego de la “legitimación electoral “del Presidente, tendrá que enfrentar en 2014 (ausente de eventos electorales) el reto de gobernar con eficiencia en procura de solventar los graves desequilibrios macroeconómicos, lo cual es mucho más complejo que intentar demoler las gobernaciones y alcaldías opositoras, que “fijar bandas de precios para las hortalizas “(sic) y de convertirse en un Gobierno importador-comerciante. (2) Las oposiciones deberán intensificar sus liderazgos regionales a nivel municipal, apoyándose en una integral relación sociopolítica con sus comunidades, con la participación motora de los Alcaldes y Concejales a la luz de una planificación central vinculada con los Consejos Locales de Planificación, en aras de activar la descentralización municipal (no política) hacia los distintos movimientos sociales incluidos los Consejos Comunales y las Comunas.

En fin, en ambos casos lo importante es VENEZUELA.

JESÚS ALEXIS GONZÁLEZ
Jagp611@gmail.com