Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Podrán rectificar? Gerver Torres

Veremos en breve un gobierno confundido, incoherente, con marchas y contramarchas.

Algunos analistas debaten si el régimen tendrá la capacidad de hacer un serio ajuste que le permita devolverle los equilibrios básicos a la economía y comenzar un rumbo de crecimiento económico sano y sostenido. Se menciona como posibilidad la adopción del modelo chino, de mucha apertura económica y férreo control político. Se da como evidencia de ese rumbo las conversaciones y promesas que, especialmente el ministro de Finanzas, les ha hecho a numerosos empresarios. 

A mi juicio, cuatro poderosos factores conspiran contra esa posibilidad. El primero es la falta de integralidad de la propuesta para salir de la crisis. No basta con que el ministro de Finanzas tenga una cierta idea de lo que hay que hacer en algunas áreas de la economía. Necesitaría una enorme claridad conceptual y estratégica que no se ha visto por ninguna parte.

En segundo lugar, si es que el ministro de Finanzas avizora una estrategia integral para sacar al país adelante, es obvio que tal estrategia no es compartida por la mayoría del Gobierno. Allí están, por ejemplo, los ministros de Planificación e Industrias que solo validan continuamente lo que el régimen ha hecho hasta ahora y más bien plantean la necesidad de “profundizar la revolución”. Tercero, si el Gobierno entero estuviera identificado con una estrategia ganadora, incluido su cabeza, les falta el liderazgo para plantear algo radicalmente distinto a lo que han venido haciendo y a lo que sus bases de apoyo político entienden es el contenido de la revolución que proclaman. Cuarto, aun si tuvieran todo lo anterior, no cuentan con los equipos para ejecutar las reformas necesarias.

Lo que veremos en los próximos meses es un gobierno crecientemente confundido, incoherente, acentuando las marchas y contramarchas. El termómetro de esa incapacidad es el dólar paralelo. Éste, más que indicar la relación de cambio de dólares a bolívares, indica el grado de confusión, incompetencia e incoherencia del Gobierno. 

GERVER TORRES ― EL UNIVERSAL
gerver@liderazgoyvision.org