Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Por qué el salvajismo? María Teresa Romero

El “nuevo” chavismo en el poder continuará en la línea de radicalización pautada con Cuba.

¿Por qué el chavismo sin Chávez llego a tal nivel de violencia y salvajismo en la Asamblea Nacional bajo la mirada impávida, risas poco disimuladas y el silencio de su presidente Diosdado Cabello y demás directivos parlamentarios? 

Podemos pensar en varias posibles razones: en una táctica distraccionista de las acusaciones probatorias del fraude electoral del pasado 14-A que comprometen al CNE y que ya han difundido varios periódicos nacionales e internacionales; en una forma de intimidar a la dirigencia opositora que no cesa en demandar en forma pacífica una auditoría completa o en la realización de nuevas elecciones presidenciales, así como de poner al desnudo las arbitrariedades y caos en la gestión gubernamental; en una manera de ocultar la profundización de su ineficiencia, particularmente visible en el incremento de los homicidios, la inflación y la carestía de alimentos en el país; la represión y encarcelamiento de líderes opositores, y las amenazas a miles de empleados públicos sospechosos de no haber votado por Maduro; en una estrategia bien planificada para que los diputados opositores se retiren de la AN, como lo hicieron en 2005, y así dejar el espacio libre al chavismo para escoger una nueva directiva del CNE; y finalmente hasta podemos pensar en una maniobra de Cabello para desprestigiar a Maduro.

Todo es posible. Uno u otro, o todos estos factores pueden explicar la desproporcionada barbarie parlamentaria. Pero lo más importante a tomar en cuenta es que la misma, junto a otros muchos actos de agresión y represión gubernamental en contra de la oposición, deja en evidencia varias realidades: que el “nuevo” chavismo en el poder continuará en la línea de radicalización pautada con la dirigencia cubana, y que la descomposición a la que ha llegado el gobierno y la democracia venezolana es altamente peligrosa. Una situación que, de seguir, bien podría derivar en una especie de guerra civil o en un golpe de Estado militar abiertos, porque hoy ambos existen en forma solapada. 

MARÍA TERESA ROMERO ― EL UNIVERSAL
Matero1955@hotmail.com