Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Por qué la propiedad? Federico Bauer

No puede haber libertad sin derechos de propiedad.

Para Aristóteles el derecho a la propiedad era un derecho concedido por la Naturaleza, para Santo Tomás de Aquino el derecho de propiedad era un derecho otorgado por nuestro Creador, como consta en el Decálogo, y para la civilización occidental el derecho a la propiedad es la razón de porqué el nivel de vida de los habitantes occidentales es muy superior al de sus pares orientales.

Está harto demostrado que no puede haber progreso socioeconómico sin libertad individual, y no puede haber libertad sin derechos de propiedad.

En efecto, las dictaduras que han perdurado, lo han logrado gracias a que han suprimido el derecho a la propiedad individual, y la han sustituido por un sistema de planificación central, en la cual el Estado es dueño de los recursos productivos, y la propiedad individual consiste en privilegios otorgados al capricho del dictador, e.g., en Cuba las personas tienen “su” casa, pero no pueden venderla o hipotecarla sin el beneplácito de los Castro, por lo cual todos están secuestrados en la isla. El hecho de que la población no pueda acumular recursos le garantiza a los dictadores que dicha población no podrá financiar la insurrección.

En Chile, Augusto Pinochet, por su lado, fortaleció el sistema de propiedad, revirtiendo lo actuado por Salvador Allende, y con eso logró dos cosas: impulsar la economía más sana de Latinoamérica, y permitirles regresar a la democracia; los gobiernos posteriores, de corte socialdemócrata, no debilitaron el sistema de propiedad, y gracias a eso Chile está cerca de pasar a la categoría de país desarrollado.

En los países populistas –socialismo del siglo veintiuno– los derechos de propiedad son muy débiles, ya que el Estado interviene en la economía a su capricho, y por eso estas naciones van de retroceso, e.g., Argentina, Ecuador y Nicaragua. Venezuela ya está en una categoría aparte, pues los derechos de propiedad tienen categoría de caricatura.

El periodista y economista francés Henri Lepage, hace varias décadas publicó Por qué la propiedad, traducida al español por Antonio Sáenz de Miera. Esta magnífica obra, todavía vigente, nos trae consideraciones importantes como estas:
En la Roma antigua el concepto de propiedad estaba asociado al concepto de dominium relacionado con el concepto de soberanía, luego en la declaración de los derechos humanos de 1789 en su segundo artículo leemos: “El fin de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de los hombres. Estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión”. En la Declaración Universal de los Derechos Humanos también está claramente explicitado el derecho a la propiedad privada, individual o colectiva.

Lepage aclara que el derecho de propiedad no es un derecho ilimitado, tema que ampliaré en la próxima columna.


Federico Bauer, Ingeniero, miembro del Consejo Directivo del Centro de Estudios Economico Sociiales, Guatemala
Artículo publicado en el diario guatemalteco El Periódico, el día miércoles 21 de noviembre 2012.