Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Por qué marchan? Carlos H. Blohm

La base de su frustración es no ver su futuro claro. Salen por eso, por su futuro y el nuestro.

Hay gente que todavía no sabe que los muchachos sienten que no hay futuro en nuestro país. Saben sacar cuentas mejor que muchos empresarios y economistas quienes viven todavía en el pasado. Sienten que sus posibilidades de lograr ganarse una vida decente se desvanecen ante la debacle económica. 

El valor real de cualquier sueldo se desvanece semana a semana con la inflación que acelera; el mejor indicador es la muerte de nuestra moneda. Las oportunidades de empleo digno se hacen cada vez más escasas al cerrar o ser tomadas empresas.

El emprendimiento se hace cada vez más cuesta arriba con los controles férreos sobre precios y dólares, además del peligro constante sobre propiedades.

Sus padres han visto reducir su nivel de vida o quizás tuvieron que volverse dependientes de las dádivas. Les es casi imposible justificar a sus hijos trabajar en un país que se ha venido abajo.

Los muchachos no creen en política tradicional por lo mal manejado que ha sido el país en las últimas cuatro décadas. La inseguridad les impide salir en las noches con tranquilidad. El Estado ha usurpado cada año más la libertad económica y la propiedad, por lo que no ha habido inversiones ni crecimiento económico de importancia. Vamos mal.

Han visto a compañeros producir, comerciar bienes o servicios, en muchos casos forrándose no por trabajo ni inventiva sino por cercanía con la ubre oficial. Otros menos conectados han perdido todo por invasiones, tomas, saqueos o leyes confiscatorias como la de alquileres.

“Sin propiedad no hay libertad” dijo el inventor del pararrayos (Benjamín Franklin). Los muchachos saben esto mejor que nadie, al haber visto o sentido lo que ocurre al perderlas. Sin entrar en la discusión del sacrificio máximo que algunos han hecho, es claro que la base de su frustración es no ver su futuro claro. Salen por eso, por su futuro y el nuestro.

CARLOS H. BLOHM ― EL UNIVERSAL
@carlosblohm