Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Progreso en libertad. Gabriela Calderón de Burgos

A principios de los 2000 empezó a caer una especie de “maná del cielo” cuando los precios de los commodities empezaron a subir. En este contexto llegaron al poder varios “socialistas del siglo XXI”. Como la mayoría de los países en Latinoamérica son principalmente exportadores de productos primarios, he aquí el golpe de suerte. Los políticos, como es usual, corrieron a atribuirle a sus políticas públicas los impresionantes indicadores económicos. No obstante, hay grandes diferencias en las políticas públicas de los gobiernos de la región, cuyas fortalezas y debilidades solo se están volviendo evidentes ahora que ya han pasado varios años y que estamos llegando al fin de la bonanza.

Cuando la fortuna favorece a todos, siempre hay unos que la aprovechan mejor que otros. Comparemos algunos países socialistas del siglo XXI y algunos que se han destacado por su tendencia hacia un modelo económico de menor intervención estatal. En el primer grupo consideremos a Venezuela y a uno menos radicalizado como Ecuador. En el segundo grupo consideremos a ChileColombia y Perú.

Entre 2006 y 2011 el PIB real ($ constantes del 2000) creció en un 20% en Chile, 23,9% en Colombia, ¡40%! en Perú. En cambio, Ecuador creció en un 22,6% y Venezuela solo ¡13,7%! Durante el mismo periodo, el PIB real per cápita creció un 15% en Chile, 15% en Colombia y 33% en Perú. Las cifras para Ecuador y Venezuela son menores, 14% y 5%, respectivamente. (1)

En los países socialistas del siglo XXI considerados se incrementó el gasto público más que en los países que se mantuvieron en la senda de la apertura económica y la democracia republicana. Entre 2006 y 2011, el gasto público como porcentaje del PIB aumentó en 4,6 puntos porcentuales en Chile, 1,5 puntos porcentuales en Perú y disminuyó en 0,1% de un punto porcentual en Colombia. En cambio, en Ecuador aumentó en ¡23! puntos porcentuales y en Venezuela en 6 puntos porcentuales (y en 2011 el gasto público como porcentaje del PIB de estos dos países más que duplica aquel de Perú). (2)

En cuanto a pobreza, sería injusto comparar a Ecuador y Venezuela con Chile, un país que está cerca de convertirse en desarrollado. Pero si es apropiado compararlo con Colombia y Perú. Según la CEPAL, Colombia redujo el porcentaje de población que vivía en la pobreza entre 2006 y 2011 de 42,2% a 34,2% (8 puntos porcentuales) y Perú de 44,5% a 27,8% (16,7 puntos porcentuales). Según la misma serie de datos, Ecuador redujo la pobreza de 43% a 35,4% (7,6 puntos porcentuales) y Venezuela solamente de 30,2% a 29,5% (0,7 de un punto porcentual). Esto significa que, por ejemplo, Perú redujo el doble de pobreza que Ecuador, casi sin aumentar el nivel de gasto público. (3)

Ecuador y Venezuela han basado su progreso en el gasto público que ha sido posible gracias a la bonanza y erosionando el Estado de Derecho, algo que pasará una costosa factura económica a largo plazo y una intangible pero valiosísima pérdida de libertades individuales. No era necesario dado que Chile, Colombia y Perú obtuvieron resultados iguales o muy superiores en algunos casos, sin toda la parafernalia revolucionaria, sin atentar contra las libertades individuales y respetando el marco institucional vigente.

GABRIELA CALDERÓN BURGOS ― EL CATO

Este artículo fue publicado originalmente en El Universo (Ecuador) el 17 de mayo de 2013.

Referencias:

1. World Development Indicators Data Series. World Bank DataBank. Accesado 16 de mayo de 2013.

2. General Government Expenditure as a % of GDP. IMF International Outlook Database, Abril de 2013. Accesado el 16 de mayo de 2013.

3. Pobreza e indigencia según área geográfica. Información Estadística de la CEPAL. Accesado el 16 de mayo de 2013.