Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Propiedad y libertad

¿Por qué nuestros gobiernos se esfuerzan tanto en preservar la pobreza?

Por: Carlos Machado Allison

Se aprovecha el gobierno, de la forma de pensar del venezolano promedio que, gracias a la herencia de la corona española y lo establecido como norma por los caudillos, ignora que la libertad deriva, desde el siglo XVIII, de los derechos de propiedad. La gran mayoría no sabe que la propiedad es un derecho humano, tan importante como cualquier otro.

Los mandamás, han creído que el mejor y más equitativo distribuidor de las tierras, es el que posee el poder, es decir, ellos mismos. Desde el otorgamiento de mercedes por la corona española, pasando por las leyes de haberes militares en los tiempos de Bolívar y Páez, hasta nuestros días, los gobiernos le han negado sistemáticamente a los ciudadanos el derecho a la propiedad. ¿Recuerda alguien que algún gobierno haya realizado ventas o subastas de sus tierras? ¿Recuerda alguien que algún gobierno haya intentado regularizar la tenencia de la tierra sobre la cual se han construido cientos de miles de viviendas en los barrios? ¿Conoce a alguien que haya propuesto otorgar a los propietarios derechos sobre el subsuelo?

Si recordamos que, desde hace más de medio siglo, varios gobiernos han ubicado campesinos en tierras privadas o del Estado, han expropiado (y a veces pagado) grandes fincas, han promovido -a través de sus dirigentes- la invasión de propiedades urbanas y rurales, explotando la miseria y la carencia de propiedad. No han reparado, o no les interesa hacerlo, por razones clientelares y populistas, que buena parte de la pobreza es producto de la carencia de una propiedad plena y que las bienhechurías temporales, rara vez mejoran y casi nunca motivan inversiones importantes.

No ha sido suficiente observar el fracaso de las reformas agrarias, aquí y en el resto de América Latina y de los forzados fundos y cooperativas. No les motiva a reflexión el hecho de haber afectado, “recuperado” o invadido casi 2 millones de hectáreas y ver que la superficie bajo cultivo apenas ha aumentado en unas 30 mil. ¿Acaso no se dan cuenta que la inflación en alimentos, muy superior a la restante, es resultado de un aumento en la demanda que no puede ser cubierto con la producción nacional? Tampoco entienden que esa producción no aumenta por la carencia de los firmes derechos de propiedad que estimularían las inversiones.

Tratar a los campesinos como minusválidos o menores de edad, ha sido norma de los gobiernos conservadores y atrasados de América Latina que copian las prácticas absolutistas de fines del medioevo. ¿Ese es el Socialismo del Siglo XXI? No lo creo, si existe tal cosa, es el que impera en Noruega o Dinamarca, el planteado por el PSOE en España y presente en la actualidad en buena parte de la Unión Europea. Allí, Sr. Presidente, donde hay progreso social, elevada equidad y altos índices de desarrollo humano, los derechos a la propiedad privada son firmes.

¿Por qué nuestros gobiernos se esfuerzan tanto en preservar la pobreza? Sherlock Holmes diría: “Elemental mi querido Watson, es el modo más eficiente para conservar el poder, si no fueran tan pobres, no podrían manipularlos a su antojo y, además, desean cerrar RCTV y controlar a todos los medios, para evitar que se enteren de tan espantosa situación”.

carlos.machado@iesa.edu.ve

Publicado Diario El Universal 10/04/07