Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¡Qué pronóstico! Gerver Torres

La más alta inflación y escasez, el mayor déficit fiscal, la más acentuada devaluación…

Nuevamente para este año 2014, la economía venezolana se presenta con las peores perspectivas de la América Latina. Es aquella para la que se espera el menor crecimiento, la más alta inflación y escasez, el mayor déficit fiscal, la más acentuada devaluación de su moneda, las mayores distorsiones cambiarias, los menores volúmenes de inversión privada, el más elevado índice de riesgo país, entre otros comportamientos de las principales variables e indicadores macroeconómicos.

Todos esos pronósticos son en sí mismos deplorables, pero lo resultan aún más cuando se le ponen en el contexto de lo que se avizora para la región y la economía mundial en general. Para estas, las tendencias y pronósticos han venido mejorando consistentemente en los últimos meses.

La economía norteamericana, el principal motor de la economía mundial, continúa recuperándose de manera sostenida, con proyecciones de crecimiento para el 2014 incluso superiores al 2,5, inflación por debajo del 2% y desempleo en el orden del 6,5%.

Europa ha comenzado también a salir de la dura recesión que la afectó. Algunos de los países más severamente afectados como España, Grecia e Italia parecieran haber dejado lo peor atrás, y comienzan a crecer de nuevo. Japón, está disfrutando de una gran ola de optimismo, basado en los primeros resultados de las políticas ejecutadas bajo el llamado Abenomics, en alusión a primer ministro Shinzo Abe.

Una expresión de ello ha sido la bolsa de valores, que experimentó un crecimiento de 53% en 2013, el más alto del mundo desarrollado. De la América Latina se esperan cosas buenas también; un crecimiento de alrededor de 3,5%, una tasa de inflación de menos de 6% y una tasa de desempleo cercano a esa cifra también.

Esos son promedios que esconden el desempeño mucho más brillante de algunas economías como las de Chile, Perú, Colombia y México. En este contexto, las perspectivas de la economía venezolana lucen particularmente malas e injustificadas.

GERVER TORRES ― EL UNIVERSAL
gerver@liderazgoyvision.org