Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Quien no la debe…

19/08/09

Por: María Teresa Romero

Chávez debería estar tranquilo por el esfuerzo antidrogas de Colombia y EE.UU.

No la teme. Hugo Chávez debería tener muy presente este viejo refrán popular ahora que los gobiernos de Álvaro Uribe y Barack Obama acaban de sellar el acuerdo de cooperación de uso conjunto de bases militares colombianas para la lucha en contra del narcotráfico y el terrorismo. Porque si realmente no tiene nada que esconder, si es verdad -como jura y perjura- que las crecientes denuncias en cuanto a sus supuestos nexos con el narcoterrorismo son una vil mentira del imperio estadounidense y de la oligarquía colombiana, ¿a qué viene tanto temor?

Chávez Frías debería estar más bien tranquilo, feliz. Este nuevo esfuerzo colombo- estadounidense, que contará con el uso de tecnologías de última generación, podría ayudarlo en su combate doméstico en contra del narcotráfico cuyo incremento en nuestro país es alarmante. Sobre este aumento no sólo dan cuenta los recientes informes de la ONU, del Departamento de Estado y del Congreso de EEUU -en los cuales Venezuela es catalogada como uno de los países del Hemisferio Occidental por donde transita la mayor cantidad de cocaína en el mundo-, sino el propio gobierno nacional. Las cifras de la ONA y las numerosas incautaciones de drogas ilícitas que el ministro El Aissami se afana en publicitar casi diariamente, hablan por sí solas.

Es que sin una efectiva colaboración bilateral y multilateral, la lucha contra este flagelo siempre será deficiente. En tiempos de globalización, ningún país puede darse el lujo de actuar solo en esta compleja materia.

Y además de reforzar la asistencia antidroga con los países vecinos, el comandante de la Revolución Bonita debería trabajar conjuntamente con los distintos sectores de la sociedad venezolana y en particular con los gobernadores y alcaldes opositores. Mientras no lo haga, el consumo y tráfico de drogas ilícitas en el país seguirá creciendo y socavando nuestras bases institucionales y morales. También aumentarán las sospechas internacionales en cuanto a que Venezuela se ha convertido en un paraíso para las operaciones de tránsito de drogas de las guerrillas colombianas y otros grupos de narcoterroristas.

Mteresa100@hotmail.com