Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
El Mercantilismo es lo que nos está destruyendo en Venezuela

El Mercantilismo es lo que nos está destruyendo en Venezuela. El Impulso

Escrito por Juan B. Salas

El mercantilismo que se ha exacerbado en Venezuela en los últimos años, entendiéndose como tal, cuando los individuos utilizan al Estado en beneficio propio, es lo que nos está destruyendo aceleradamente, asegura el presidente del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico (Cedice-Libertad), Rafael Alfonzo Hernández.

Presidente del Grupo Alfonzo Rivas & CIA. con una dilatada y fructífera trayectoria como dirigente gremial, ya que fue ex presidente de la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria); de la Cámara Venezolana de la Industria de Alimentos y director de la Cámara de Comercio de Caracas, ejerciendo en los últimos años la presidencia de Cedice, desde donde ha mantenido una lucha permanente por las libertades económicas, la defensa de los derechos humanos, de la propiedad privada y de la libertad de expresión.

Nos recibió vestido con ropa casual, por cuanto en estos momentos convalece de una cirugía menor, pero accedió a conversar con EL IMPULSO, para exponer sus criterios en cuanto al acontecer nacional, tanto en lo económico como en lo político.

El gobierno es un manipulador

La primera inquietud que se le plantea, es que los índices de inflación que anuncia el gobierno, no se compadecen con la realidad que enfrentan las amas de casa cuando hacen sus mercados, explicando las razones, según su criterio.

-Lo primero que tendríamos que señalar es que este es un gobierno que durante trece años ha venido manipulando la información, inclusive cambia los estándares de medición cuando le conviene; vimos como recientemente el Banco Central modificó la forma cómo calcular el valor del oro, para que no le bajaran las reservas, creyendo que con eso está resolviendo el problema, pero lo que está es vendiendo el sofá, como es el viejo chiste del marido que encontró a su mujer haciendo el amor con otro encima del sofá, y decidió vender el sofá, afirma.

Asegura que el gobierno tiene desde sus inicios una medidas preparadas, que buscan obviamente estrangular la economía venezolana, y esto ocasiona que hoy haya menos producción de bienes, y al haber más dinero inyectado a la economía a través del gasto público, “no hay que ser ningún experto en economía para saber que eso se llama inflación”.

Rechaza las afirmaciones del presidente de Pdvsa, quien señala que con las emisiones de la estatal petrolera ayudan a controlar al Sitme y a reducir la inflación, indicando que “esta es una mentira del tamaño de la Torre Eiffel”.

-Pretender decir que con más emisión de deuda Venezuela va resolver la inflación, no es verdad, esa deuda hay que pagarla y tendrán que hacerlo las generaciones futuras. Es un manipulador, porque el hecho de que se disminuya el monto específico de la inflación es un período dado, no quiere decir que estás reduciendo la inflación, estás bajando la rata de crecimiento, pero el gobierno sigue hablando de una inflación del 20%, esto es contradictorio y es un absurdo que demuestra la intención de manipular, precisa.

Como ejemplo señala que con los 100 bolívares que el año pasado se compraba un producto, este año solo se puede comprar la mitad, indicando que esta es la verdadera inflación y es la que el venezolano siente.

-Un ciudadano que el año pasado quería comprar un carro que le costaba 160 mil bolívares, en este momento ese mismo vehículo le cuesta entre 240 mil y 280 mil bolívares, precisa como ejemplo.

Insiste en que Venezuela vive un proceso inflacionario violento, que se va a agudizar en el futuro, recuerda que el país tiene unos niveles de deuda impagables, existen cerca de 3 millones de empleados públicos, a lo que hay que agregar todos los gastos que se hacen en las misiones, en las milicias, entre aquellos amigos que reciben viáticos exorbitantes.

Rafael Alfonzo, no confía en las cifras que anuncia tanto el ministro para la Planificación y las Finazas y el presidente del Banco Central, sobre inflación.

-Este es un gobierno, que haciendo uso de la hegemonía comunicacional que tiene, se ha acostumbrado a decir lo que le da la gana, incluso utiliza medios de comunicación, de una forma inaceptable e inconstitucional, no sólo para hacer su proselitismo político, sino que los utiliza para mentir repetidamente, diariamente transmiten durante quince minutos en los distintos medios, los mensaje del gobierno, sin que nadie los pueda refutar, ya que hace uso de la famosa Ley Resorte.

Liberalismo Vs. mercantilismo

Advierte que en el país lo que hace falta es generar riqueza para poder repartirla, ya que nada se hace con repartir lo que no se ha producido.

Así mismo, afirma que se pretende responsabilizar de las crisis económicas en el mundo, al liberalismo cuando lo que ha habido es un gran mercantilismo, que en Venezuela se ha exacerbado al máximo.

-El mercantilismo es cuando el individuo utiliza al Estado, para su propio beneficio, donde obtiene beneficios y prebendas que luego tiene que pagar de alguna forma, a quien se lo otorgó, entonces este mercantilismo, que la verdadera definición de lo que hemos tenido nosotros en Venezuela marcadamente.

Aquí en lugar de ser el tipo más productivo, lo que tienes es que tener buenos contactos con el gobierno para que te den los dólares en Cadivi y como te den todos los permisos, para que te conviertas en el único productor y que nadie te fastidie, esta es la pura verdad-, señala el empresario.

Recordó que los gobiernos totalitarios tienen dos grandes amigos, uno es el miedo, que este gobierno lo sabe manejar muy bien, y el otro es el bolsillo.

-Hay muchos empresarios, ganando muchísimo dinero, que a pesar de que no comparten la forma como este gobierno hace las cosas, prefieren pasar agachados, quedarse callados la boca, para que no les quiten el buen paquete del bolsillo, así que no te metas conmigo, déjame funcionar, este mercantilismo es el que nos está ahogando y nos está destruyendo, asegura.

Estima que en el país tenemos que alcanzar una cultura libertaria, que establezca que todos los sectores tienen que comportarse dentro del esquema de mayor responsabilidad, cumpliendo con sus deberes y su forma de actuar, indicando que esta ha sido una de las grandes deficiencias que hemos tenido en el país, durante muchísimas décadas.

El objetivo oficial es destruirnos

Señala que no podemos perder el norte de dónde estamos en Venezuela, porque mucha gente tiende a darle más importancia de la que tienen, a las cuestiones coyunturales.

-Debemos tener claro, que este es un gobierno que estableció desde sus comienzos, un cerco contra el sector productivo, como una estrategia fundamental de su programa, que comenzó al montar una serie de dificultades en materia legal, de reglamentos, donde se ponían muchísimas trabas, aplicando una política que usan todos los dictadores, quienes consideran que “para mis amigos todo, para mis enemigos la ley”, de tal manera que se trata de leyes que son imposible de suplir, de manera que si me caes mal te mando al Seniat, al Indepabis y ahora a la Sundecop y te hago la vida imposible desde el punto de vista operativo-.

Destaca que otras acciones oficiales contra el sector privado, la constituyen las expropiaciones, las expoliaciones, quitándote lo tuyo sin la mayor vergüenza, recordando el caso de las 70 empresas de servicios a la industria petrolera, en la Zona Industrial del Lago, que fueron expropiadas para no pagar las deudas que tenían con ellas.

– Es lamentable que esto ocurra y que no haya habido una reacción por parte de los verdaderos entes encargados de proteger esto porque, en mi opinión, los gremios tienen que ser mucho más proactivos en la defensa de la cada una de las actividades, no solo porque se lo pidan o no, sino por el principio fundamental de que te quitan la libertad y te quitan una propiedad, esto vale para los presos políticos, para los despedidos de Pdvsa, ha habido una negligencia, tal vez por la intención de no querer meterse en problemas, para evitar que haya alguna represalia-, asegura.

Luego se refiere a otra parte del cerco, con el centralismo, ya que a pesar de que la Constitución establece la descentralización y existen los gobiernos regionales, el Ejecutivo viene tomando cada vez más el control de toda la economía venezolana, de las funciones fundamentales del poder político y económico en Venezuela y por tanto, se viene consolidando un centralismo cada vez más marcado, irrespetando incluso en algunos casos la voluntad popular, recordando los casos del alcalde Ledezma.

-La tercera C, es el colectivismo, que se implementa como un vehículo que suena muy bonito para la gente, se habla del hombre nuevo, de mayor participación, cuando la realidad es que el colectivismo no existe, porque el Estado es el dueño, asegura.

Afirma que para mantener la tesis de este colectivismo, el Estado mantiene una hegemonía comunicacional, educacional y alimentaria, indicando que esto es algo que “afortunadamente no han logrado”.

-La cuarta C, esta referida al conflicto, que mantiene el esquema: si tú estas conmigo eres mi amigo, si estas contra mi eres mi enemigo, esquema que ha sido muy exitoso para el gobierno desde el punto de vista comunicacional.

Ingreso a Mercosur

Sobre la incorporación de Venezuela como miembro pleno de Mercosur, el presidente de Cedice-Libertad se pregunta, ¿cómo pueden creer que un país que tiene control de precios, control de cambios, con su infraestructura cayéndose a pedazos, cuando los grandes sectores industriales tienen que parar varios días al mes porque no tienen electricidad suficiente para poder operar, cuando requieres de una guía para poder movilizar tus productos, salga a competir exitosamente?.

-Los mercados siempre han nacido en base a lo que son sus capacidades para tener valor agregado, las decisiones deben tomarse donde se tiene valor agregado a favor y olvidarte del resto. En Barquisimeto, donde tenemos la mejor fábrica de chocolate del país, e incluso de Latinoamérica, pero no existe en Venezuela una política orientadas convertir este producto en emblema venezolano, como ocurre en Colombia con el café, ellos dominan este mercado, porque tomó la determinación, existe toda una infraestructura en la que participa el Estado, universidades e investigación, que hace que pueda lograrse, asegura.

Recuerda que Brasil es un imperio, y quiere convertirse en el gran imperio de América Latina, afirmando que “nosotros actuamos como tontos útiles para depender totalmente, de la estrategia de nuestro buen amigo Lula Da Silva”.

-Lula Da Silva fue el creador del Foro de Sao Paulo, y lo que él pregona que es bueno para Venezuela, es lo que el nunca haría en su país, que es someterlo a tener un régimen totalitario comunista.

Además con el Mercosur se trata de una negociación país a país, no es una negociación con los agentes económicos como tal, nuestra integración comercial en la zona debería ser con Colombia, y ambos con el valor agregado que tenemos en nuestros productos, ir a tomar los mercados de terceros países, en una forma agresiva y con crecimiento, señala.

Advierte que en Venezuela se requiere de verdaderas empresas, que tengan capacidad y tamaño para tener influencia en el mundo, no como lo que hoy existe, con excepción de Polar, ya que el resto no tienen ninguna trascendencia y solo producen, a duras penas, para el mercado interno.

Riesgos no permiten inversiones

Sobre la situación real del sector industrial venezolano, en estos momentos, Rafael Alfonzo admite que en los últimos 20 años se han hecho muy pocas inversiones, que realmente sean ejemplo de competitividad, de esfuerzo.

-Para qué vas a montar una infraestructura sofisticada, que cuesta mucho instalarla, que requiere de muchos recursos humanos preparados, de un cambio trascendental en la forma de hacer las cosas, cuando no se tiene libertad ni siquiera para tener seguridad de que esa propiedad es tuya, tampoco tienes libertad para poderla operar como tu necesitas-

Afirma que toda la industria alimenticia en Venezuela está restringida, porque es el Gobierno el que determina donde vas a vender tus productos, necesitas guías de movilización, permisos para importar, todo lo cual depende del Estado y al final del día lo que tienes es una economía dirigida por el Ejecutivo, que además se tomó el rol de asumir el 30% de la distribución de alimentos a través de las redes de Mercal, Pdval, Casa.

Fotos: Williams Toledo