Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Re-ingeniería empresarial

A finales de los años de 1980, me regalaron el primer libro sobre gerencia, al cual presté atención. “Joven empresario es” era el título de un libro publicado por el Centro de Divulgación Económico (CEDICE), y escrito por Enrique Sánchez.En él se esbozaban algunas ideas sobre lo que hoy llamamos Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Gustavo Manrique Salas

Dos décadas después de mi primera aproximación a esta filosofía de hacer negocios, es evidente que durante estos años hemos vivido una era de reingeniería, pero del pensamiento empresarial.

También recuerdo con gratitud las experiencias vividas con Italo Pizzolante, admirado amigo quien frecuentemente visita Panamá. Italo ha aportado abundantes reflexiones sobre la competitividad responsable, y desde hace más de 10 años, viene refiriéndose a una reingeniería del pensamiento basada en una redefinición de los negocios. Tomando como referencia a la “World Business Academy” de la Universidad de Stanford, Italo planteaba que la actividad económica debe ser a escala humana. Una nueva forma de cuenta, la cuenta social (social accounting).La responsabilidad social ya no es un tema “blando” de la gerencia o una simple carta de intención.

Hoy la responsabilidad social empresarial define el éxito de las empresas. Lo que para algunos sigue siendo teoría, constituye uno de los pilares fundamentales del desempeño empresarial y una herramienta para la competitividad.El estudio publicado esta semana por IBM titulado: “Attaining Sustainable Growth Through Corporate Social Responsibility” (Lograr el crecimiento sostenible a través de la Responsabilidad Social Corporativa-RSC), concluye que cada vez más empresarios consideran la RSE como una oportunidad de crecimiento, más que como labor filantrópica o una obligación legal.

El 68% de los encuestados afirmó que estaba centrando su esfuerzo en generar beneficios a través de sus actividades de RSE. Además, el estudio destaca que el 54% de los participantes estima que las iniciativas de RSC contribuyen a hacer más competitivas sus empresas.Sin duda, hay una evolución importante en el pensamiento empresarial, considerando que en este estudio participaron altos ejecutivos de 250 compañías de diversos sectores en todo el mundo. Los consumidores están contribuyendo a que las empresas incorporen la RSE, ya que se han sensibilizado con temas como el cambio climático, la seguridad de los productos, las prácticas laborales, la transparencia contable o las aportaciones al bienestar de la sociedad, que pueden hacer las compañías.

A pesar de ello, el 76% de las empresas encuestadas admitía no entender bien cuáles eran las motivaciones de sus clientes en el ámbito de la RSC.Panamá cuenta con un envidiable talento humano para transitar por esta reingeniería del pensamiento para la competitividad. También con organizaciones como el Pacto Global, presidido desde esta semana por Mercedes Eleta de Brenes, Integrarse y otras interesantes iniciativas de la APEDE o la Cámara de Comercio. A esto se agrega el aporte de medios de comunicación como La Prensa, y el esfuerzo de periodistas como Estela Villa-Real y Diana Martans, con su programa Causa Común.Los recursos están disponibles; la voluntad de los empresarios hará la diferencia.

El autor es director de Stratego Communications. Miembro del Foro