Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
¿Realismo mágico? Gerver Torres

Lo que ha habido es constancia, trabajo, claridad y calidad de un liderazgo nacional colombiano.

Con el eslogan “Colombia, realismo mágico” el gobierno de ese país ha comenzado una campaña con la cual espera atraer a un número mayor de turistas del que ya crecientemente visita ese país. Según la Organización Mundial del Turismo, el turismo extranjero hacia Colombia ha aumentado un promedio anual del 10,4 por ciento en los últimos ocho años, una tasa tres veces mayor a la registrada en el mundo para el mismo período. El gobierno espera llegar en 2014 a 4 millones de viajeros, que generarán cuatro millardos de dólares en ingresos. Un logro extraordinario.

Lo que está ocurriendo con el turismo en Colombia es apenas una expresión del extraordinario desarrollo que vive ese país en múltiples dimensiones de su vida. Se trata de una economía que ha venido creciendo consistente y sanamente durante años, convirtiéndose en tamaño hoy en la cuarta de América Latina, por encima de la de Venezuela.

Un país cuyo comercio internacional se expande continuamente, a partir de acuerdos de libre comercio con múltiples regiones y países, incluyendo Estados Unidos y Europa. No todo ha sido estrategia y política económica. Colombia ha continuado también avanzando con reformas estructurales claves como la descentralización, a través de la cual le han dado mayor autonomía y vida a regiones que, entre otras cosas, han creado centros urbanos sumamente atractivos, que se abren directamente al mundo para capturar turismo o inversión extranjera. En la actualidad el gobierno de ese país discute un acuerdo de paz con la guerrilla, que de concretarse podrá consolidar aún más su desarrollo.

Fuera de las novelas de Gabriel García Márquez, en el realismo colombiano no hay magia. Lo que ha habido es constancia, trabajo, fortalecimiento institucional, claridad y calidad de un liderazgo nacional que está sabiendo aprovechar las enormes ventajas que la dinámica económica mundial le brinda a ese país. Por supuesto, el eslogan no deja de ser genial. 

GERVER TORRES | EL UNIVERSAL
gerver@liderazgoyvision.org