Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Reapareció temor por producción de carne de res

01 noviembre 2011

Las nuevas expropiaciones podrían repercutir en la producción cárnica.

Por: Alejandro Villalobos y Luís Carías

La nueva ola de expropiaciones de tierras, sobre todo las pertenecientes a Agroflora (Grupo Vestey), colocan la preocupación en la producción nacional de carne, tan deprimida que la mitad del consumo es cubierto por importaciones. El presidente de Fedecámaras Carabobo, Antonio Landaeta, destacó que al conocer el desempeño de las fincas tomadas por el Gobierno, las 130 mil cabezas de ganado de las que dispone la recién nacionalizada dejarían de ser una opción para el mercado cárnico.

Landaeta se refiere a que de las más de tres millones 800 mil de hectáreas que han sido nacionalizadas por el Gobierno nacional, sólo 60 mil (menos de 2%) están verdaderamente productivas. Y como ejemplo, habló del hato El Charcote (12.950 hectáreas, en Cojedes), que fue entregado por Agroflora al Ejecutivo en 2005, junto al hato San Pablo Paeno (43 mil hectáreas, en Apure), del que antes salían 260 mil kilos de carne de res y ahora no se produce ni un toro.

El presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), Manuel Cipriano Heredia, criticó la forma como se realizan las expropiaciones y aseguró que en 90% de los casos no ha habido un pago como lo establece la ley, por lo que indicó que han sido “expoliadas”.

La expropiación de Agroflora (que tiene 290 mil hectáreas en Guárico, Apure y Falcón) le resulta a Heredia “incomprensible”, porque había “negociaciones amistosas” entre las partes de 2009. Considera que se trata de un ataque más a la propiedad privada. Aseguró que 70% de los alimentos que consumen los venezolanos son importados, porque la inseguridad jurídica y las nacionalizaciones frenan la inversión en el sector agropecuario.

Agroflora era dueña del hato Royal, en Valencia, pero hace cuatro años los terrenos fueron vendidos en parcelas y ahora funciona como una urbanización.

Landaeta sostiene que el Gobierno debe inaugurar obras y no expropiar; y dar incentivos al sector privado para incrementar la producción, y no generar desconfianza.

El presidente del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la libertad (Cedice), Rafael Alfonso, señaló que hay un cerco muy fuerte contra la actividad privada, con el objeto de eliminarla e “instaurar el mar de la felicidad cubana”.

El Carabobeño