Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Representantes de las clínicas privadas insisten en que se recupere el bienestar público

SALUD Piden consultar regulación de los servicios

Federación Médica señala que el Gobierno no los ha convocado

Representantes de las clínicas privadas insisten en que se recupere el bienestar público

EL NACIONAL – Viernes 01 de Junio de 2007
Empresas y Negocios
Por: Katiuska Hernández
khernandez@el-nacional.com

La regulación de los servicios médicos privados es un misterio para los representantes de las clínicas y centros de salud.

Tanto la Federación Médica de Venezuela como los representantes de clínicas privadas indican que antes de que se tome una decisión, es necesario que el Gobierno convoque a todos los sectores involucrados y permita una consulta abierta.

En un foro sobre el futuro de las clínicas privadas, organizado por la Cámara de Comercio e Industria de Caracas, el presidente de la Federación Médica Venezolana, Douglas León Natera, señaló que el costo que representa una cama por día en una clínica es menor a la de un hospital público, por la calidad del servicio que se ofrece y las frecuentes carencias que tienen los hospitales.

“Hasta ahora lo que hay es un monólogo del Gobierno diciendo que va a regular los honorarios de los médicos, las ganancias de las clínicas y va a estatizarlas, pero no ha conversado con nosotros sobre el tema”, dijo.

Agregó que los honorarios de los médicos pueden ser regulados, pero previa consulta con el gremio de la salud y el sector involucrado. “No hemos podido concertar ni dialogar con el Ejecutivo”, apuntó.

Alexis Bello, presidente del Hospital de Clínicas Caracas, opina que se debe propiciar un encuentro que congregue gremios, industrias y, sobre todo, al Estado, de esta manera se atenderán las distintas posiciones. A su juicio, el tema de la regulación de las tarifas es aceptado y pudiese ser beneficioso, “pero debe estar basado en elementos técnicos y no políticos” porque si no generará un colapso en el sistema.

Pese a la escasa información oficial que se tiene, Bello prevé tres escenarios. El primero es que se regulen los honorarios de los médicos, porque “es imposible una regulación técnica”, como el caso de una tomografía; el segundo, regular las enfermedades más comunes como una hernia o una intervención de la vesícula, por ejemplo; y el tercero congelar los precios de los servicios.

Álvaro Villegas, representante de las instituciones de salud que trabajan con el Seguro Social, dijo que el tratamiento de pacientes con enfermedades mentales, sida, con adicciones a las drogas, ancianos y otros, requiere que el servicio sea mejor pagado. “Estamos subpagados y si el Estado nos regula deberían pagarnos por lo menos 110.000 bolívares por cada cama y no los 50.000 bolívares que nos pagan en este momento”.

Expresa que en centros privados por el cuidado de este tipo de pacientes, que requieren largos tratamientos, se cobra 300.000 bolívares por cama, mientras que a las instituciones que tienen convenio con el IVSS sólo les pagan 50.000 bolívares.

“Atendemos 30.000 pacientes en 72 instituciones en los que prestamos servicio al Seguro Social, sería más beneficio que el Estado tome la decisión de atender a estos pacientes y no nosotros. En este momento el IVSS nos debe 4 meses de servicios que ya fueron prestados y asciende a 24 millardos de bolívares”, indicó Villegas.

El concejal del municipio Baruta, Gustavo Villasmil, califica la regulación de “bufonada”.

Aclara que la buena medicina tiene costos. “Se le está dando una respuesta ideológica e invirtiendo en términos políticos; pues las redes públicas venezolanas son incompetentes y han venido decayendo de manera gradual.

Afirmó que en lugar de ver la brizna de paja en el ojo de la medicina privada, el Estado tiene que ver la inmensa cabilla que tiene en el ojo propio y comenzar un plan para recuperar el sistema de salud público, que en su momento fue un ejemplo en la región.