Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Resumen Ejecutivo Mesa Redonda Evolución del Capital Humano como Consecuencia del Aprendizaje de Reglas de Juego Informales

El predominio del sector informal en la distribución laboral de la población económicamente activa venezolana y la alarmante propensión del actual gobierno a ensanchar o, en el mejor de los casos, mantener las cifras actuales en esa distribución, son pilares en la crisis económica que vive Venezuela hoy, lo cual presagia un futuro poco prometedor para el país.

Es por esto que el CEDICE, a través de su Unidad de Análisis y Políticas Publicas de la Economía Informal, en su afán de conseguir respuestas a problemas medulares como los planteados, realiza un ciclo de mesas redondas, en el marco del proyecto en referencia, con el cual se pretende profundizar y buscar salidas hacia la formalización del sector informal de la economía nacional.

El viernes 5 de mayo, la socióloga e investigadora Isabel Pereira fue la encargada de realizar la ponencia sobre la evolución del capital humano como consecuencia del aprendizaje de reglas de juego informales. Pereira comenzó su ponencia realizando un recuento de los diferentes conceptos de capital humano y de la evolución que éstos han tenido a través del tiempo, comenzando con Theodore Schultz (1961), Gary S. Becker (1964), para luego pasar a los conceptos de Amartya Sen, Norberto Lechner y Richard Barret.

La socióloga ilustró cómo la noción de capital humano evolucionó desde la colocación del hombre como un insumo más en el proceso productivo, hasta estudiar las implicaciones físicas, mentales, emocionales y espirituales de los trabajadores como factor en la maximización productiva de las organizaciones. Luego, para ahondar un poco más en el entorno del problema, se explicaron los conceptos de economía rentística y economía informal referidos al caso específico venezolano, y como la confiscación de las ventajas comparativas, por el Estado, que impide la participación en la generación de riqueza a los ciudadanos, anula los derechos de éstos a invertir en sectores de mayor rentabilidad, consagrada en leyes, valores e ideología. Aparte de consagrar el control económico de los sectores de mayor rentabilidad al Estado Venezolano y fundar el Estado patrimonialista.

Más adelante en la ponencia se adelantaron los inconvenientes que produce una economía de enfoque predominantemente informal. Sociedades donde el trabajo asalariado no constituye una ligazón fundamental entre los individuos, sino, por el contrario, un rasgo característico de la separación y diferenciación de expectativas. Pautas de control y de sentido fijadas por la sociedad formal son inocuas pera la mayoría situada en la informalidad. Esta división genera una debilidad contributiva que imposibilita la construcción de sistemas universales de Protección y Seguridad creados por las sociedades para los individuos ante los distintos avatares de la existencia: la enfermedad, la vejez, la pérdida de la familia; genera la ausencia como fundamento de la experiencia de socialización en el trabajo asalariado, lo cual produce conductas anómicas de violencia, inseguridad y destrucción de patrimonios colectivos de la sociedad; genera la perdida del carácter estratégico de la educación y la formación del individuo como requisitos para alcanzar mejores niveles de vida, y una sociedad escindida en lo material, en lo económico y en los valores. Habiendo dejado en claro el entorno de la problemática tratada, la socióloga pasó a concretar el tema de su investigación y las posibles soluciones.

Puntualizó que en las sociedades rentistas ocurre una desvalorización de las credenciales del capital humano. Su investigación logró demostrar que no existen diferencias muy significativas entre las características educativas de los buhoneros caraqueños y las propias de los trabajadores del sector formal. Por otra parte, la mayoría de los buhoneros considera que sus mayores habilidades se concentran en actividades distintas al comercio y a la buhonería, y aunque la mayoría declara que el oficio que saben hacer mejor es distinto a la buhonería, la permanencia en esta actividad informal permite suponer que las posibilidades de movilización hacia el sector formal es menor, mientras más tiempo se mantengan en la calle.

Para terminar, Pereira expuso lo que en su opinión son los hechos concretos que se deben eliminar de raíz en orden de superar la crisis que atraviesa el país. Las salidas a la división social, que significa la separación entre sociedad formal e informal, solo puede ocurrir por superación del modelo rentista. La revalorización del capital humano de los sectores informales está determinada por su potencial vinculación a actividades agregadoras de valor. La prioridad de la educación, como parte de un nuevo paradigma, depende de la vinculación entre productividad y salario y de la transformación, en consecuencia, del sistema educativo nacional. La extensión de relaciones salariales como base de la cohesión social está determinada por la devolución de las oportunidades de inversión a los venezolanos en los sectores con ventajas comparativas. Reformas todas vinculadas a la transformación del estado patrimonial en estado gestor de la democracia y en la devolución a los ciudadanos de la posibilidad de invertir en los sectores con ventajas comparativas.