Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Revelación y Trascendencia. Emeterio Gómez

…no se ha planteado uno el problema esencial de Lo Humano: el Problema de Dios.

En mi curso de los martes, una bella señora me facilita el hacerme entender: “Lo que usted dice, profe, es que cuando estamos ante una Decisión y habiendo incorporado ya todos los elementos disponibles que me permiten optar por A o por No-A (reprender a mi hijo o no); y si estando ante esa Indecisión, aparece una Razón Adicional que impone una de las dos opciones, entonces yo puedo tomar la Decisión más adecuada”.

No, mi querida señora. Esa “Razón Adicional”, más bien la exime a usted de tener que tomar ninguna Decisión. “¿Cómo? Explique eso, profe, porque pareciera al revés. Cuando Ud. tiene razones para tomar una Decisión, la toma ¡¡y ya!! ¿De qué está usted hablando?”. Estoy hablando -bella dama- de un mito que por 2500 años nos ha sido inculcado: la creencia ingenua según la cual habría “Decisiones Racionales”. Mientras más poderosas sean las razones que Ud. tenga para inclinarse por una u otra opción, ¡¡menos Decisión tendrá que tomar!! Nada nos tranquiliza más que ante una disyuntiva o dilema, haya una opción que sea, claramente, “lo único que se podía hacer”.

Allí mismo, a quemarropa, alguien suelta este otro misil: “En ese enfoque suyo profe, la Noción de Dios que Ud. asume ¿sería una Revelación? ¿Tampoco ella, igual que las Decisiones -que acaba de explicarnos- tendría nada que ver con el Pensamiento Racional?”. La Noción de Dios, en mi enfoque, no es una simple Creencia sino una Realidad contundente; una Realidad mucho más real que las realidades naturales, pero que nada tiene que ver con la Razón. Nada más simpático que aquellos heroicos esfuerzos medievales para “demostrar racionalmente” la Existencia… ¡¡o la Inexistencia!! de Dios.

Por supuesto que Dios es una Revelación… pero también la más simplísima Decisión lo es. Ambas nos conectan con la Trascendencia, ambas nos sacan deEste Mundo (naturalito y racionalito), para ponernos en Otro Mundo; sin la menor duda, en un Más Allá, ante un Misterio Absoluto que ninguna Razón o Ciencia podrán jamás resolver. Porque cuando tomo una Decisión -o sea, cuando con las mismas razones pude haber hecho lo contrario- simplemente me salgo de la Realidad y Creo otra, un Más Allá respecto de este Mundo. Otro Mundo que pudo haber sido su opuesto, si mi Decisión hubiese sido -¡¡como pudo haberlo sido!!- la opuesta. Infinitos Mundos, dependiendo de las infinitas Decisiones que tomemos. Esos Otros Mundos que nosotros creamos, es la Dimensión de Lo Sagrado, la que atañe a Dios y que nada tiene que ver conÉste Mundo.

Porque no podemos imaginar siquiera el Misterio insondable del Universo, de lo infinitamente grande o infinitamente pequeño; de la infinitud del tiempo, hacia atrás o hacia adelante. Esa certeza dramática de que podemos viajareternamente a una velocidad ene veces superior a la de la luz y nunca se acabará el Universo. Y, lo más aterrador aún, que todos esos misterios que son válidos para el Cosmos, lo son también para el Espíritu. ¡¡Cuando captamos que ninguna Ciencia va a poder resolver eso, se nos torna clarísima la Idea de Dios!! Que no es una Creencia, sino, como ya dije, una Realidad. Una Realidad de la cual es imposible dudar; respecto de la cual no se trata de Creer o no Creer, porque sería tonto el no creer en una sobrecogedora HiperInfinitud o SuperInfinitud; o el creer que la Ciencia alguna vez vaya a resolver esos Misterios. “Razón” por la cual, pretenderse ateo es una simple forma de mostrar que no se ha planteado uno el problema esencial de Lo Humano: el Problema de Dios, el de la más absoluta inescrutabilidad del Universo y del Espíritu. 

EMETERIO GÓMEZ ― EL UNIVERSAL
gomezemeterio@gmail.com