Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
“Roscio y la libertad”. Carlos H. Blohm

¿Aceptaremos las ideas de libertad de los estudiantes en su manifiesto de Mérida?

San Agustín y Santo Tomás de Aquino, doctores de la Iglesia, enseñaron que si un rey se volvía un déspota y por esto se transformaba en un peligro para la salud pública de sus súbditos, éstos tenían el derecho de derrocarlo. La creencia cristiana que enseña poner la otra mejilla, también justifica actuar en defensa propia. Esta doctrina se conoce como la justa rebelión.

Cuando nuestro prócer Juan Germán Roscio creció en Guárico, las cosas habían cambiado; se creía en el derecho divino del monarca. No se aceptaba ya la justa rebelión en el imperio español. Esa convicción fue el obstáculo principal, aún mayor a las armas, que los próceres enfrentaron en la gesta independentista, ¿rebelarse contra el tirano era pecar contra Dios?

Roscio corredactó la declaración de independencia y la Constitución en 1811. En el terremoto de 1812, el clero culpó a los rebeldes de la desgracia por haber despertado la ira de Dios. Para vencer a los españoles había que convencer a los venezolanos que rebelarse era su deber cristiano porque el rey no permitía la libertad. 

En “El triunfo de la libertad sobre el despotismo” explicó Roscio el deber de los cristianos de rebelarse contra el rey Borbón por ser déspota. Redactó la Constitución de Angostura y fue el primer vicepresidente de Gran Colombia. Sus ideas y acciones contribuyeron a que finalmente pudiéramos ser independientes de España a través de una justa rebelión. ¿Cómo convencernos que vale la pena rebelarse para lograr ser libres?

La protesta no violenta es el deseo hecho acción de los estudiantes de tener una Venezuela libre junto a todos, inclusive sus némesis. Estamos en una crisis general sin precedentes que apenas comienza. Podremos superarla si nos convencemos que es a través de mayor libertad y menos gobierno. Como es culpa del socialismo, quedará desprestigiado al igual que en el resto del mundo. ¿Aceptaremos las ideas de libertad de los estudiantes en su manifiesto de Mérida?

CARLOS H. BLOHM | EL UNIVERSAL

@carlosblohm