Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Sacudón gatopardiano. Jesus Alexis González

Iniciamos con una obviedad que por sabida se calla (y se descuida): el gobierno democrático se inicia después de las elecciones ; lo cual equivale a gobernar para el bien común (representar a la nación como un todo) habida cuenta que más que un gobierno se elige para quién se gobierna, en un contexto de pluralismo democrático (convivencia de ideas, creencias y concepciones) que facilite desplegar nuestras capacidades hasta alcanzar una vida digna en un ambiente de esperanza y alegría apuntalado por un Estado de Derecho (gobierno de leyes) que garantice la libertad y la justicia (deberes y derechos, asumiendo como objetivo fundamental enfrentar las desigualdades sociales y económicas) en aras de la distribución más justa (para todos) de los beneficios sociales teniendo como norte que los estratos menos favorecidos superen su condición pero en un ambiente de progreso simultáneo de todos los estratos; en el entendido que en la movilidad social es vital el bienestar (provisión de bienes y servicios) donde el Estado, más allá de la visión reduccionista referida a la socialización de los medios de producción, propicie un contexto generador de confianza para el desenvolvimiento económico.

En el caso venezolano (y como requisito para transitar hacia el desarrollo), ha de cambiar la percepción sobre nuestra condición de país rico en términos per cápita donde se configura (suponen) un escenario donde el Estado puede asumir (de forma centralizada) el rol de gran y único benefactor como distribuidor de la renta petrolera, sin la obligación de procurar las condiciones para impulsar la riqueza humana y el bienestar ciudadano y aislado de concretos basamentos sociopolíticos en armonía funcional democrática; colocándose como un actor principal que actúa impulsado por cuestiones de una ideología política simplista en el marco de un enfrentamiento entre capitalismo y socialismo.

El militarismo (predominio del elemento militar en los asuntos de un Estado) que en la actualidad refleja Venezuela, tiene una especial condición de origen ante su arribo al poder por la vía electoral (06-12-1998) bajo la premisa (que la mayor minoría aceptó) de (1) la supuesta incapacidad de los sectores sociales para coordinar un proyecto político-social, (2) de una decadencia de la clase política y (3) en función de salvar la democracia (que en honor a la verdad mostraba desde los 80 signos de agotamiento). A tenor de ello, el nuevo Gobierno concentró desde el inicio esfuerzos para neutralizar la fuerza opositora nacional mediante una militarización del sistema político estatal, elevando el estamento militar sobre el poder civil (con colaboradores civiles); pero al propio tiempo emergió carente de un concreto proyecto socio-económico y de una necesaria burocracia (militar, según nuestro enfoque) para adelantar su propuesta de cambio. Tan sensible falla de origen en materia económica, que en la actualidad se mantiene (sin modelo y sistema económico), es por cierto aceptada por los propios conductores del proceso como por ejemplo el presidente de la Comisión Permanente de Finanzas y Desarrollo Económico quien afirmó (El Universal, 29-08-2014): “el Estado no está en contra de la empresa privada, más bien está en la búsqueda y desarrollo de un modelo del socialismo bolivariano del siglo XXI” (fin de la cita), lo cual se traduce en una mea culpa con 15 años de atraso; cuyo vacío  ha propiciado múltiples desequilibrios tanto microeconómicos (afecta el hogar y la familia) como macroeconómicos (afecta el tejido industrial y la producción).

Es de resaltar, que tal  perverso desbalance, no fue referenciado en la cadena nacional Presidencial (02-09-2014) al momento de anunciar el esperado sacudón, que en realidad se convirtió en una brisa de cambios para dejar todo igual (salvo el nombramiento de un General de Brigada como Vicepresidente del Área Económica y ministro de Economía y Finanzas, hasta completar cinco militares en el Gabinete), y muy por el contrario se afirmó sobre una radicalización del socialismo territorial (¡!) y la construcción del Estado Comunal con la consecuente amenaza sobre la demolición del sector privado de la economía y la potencial desaparición de las Gobernaciones y Alcaldías; o lo que es lo mismo, se volvió a ofrecer otra  utopía huérfana de un sistema de creencias y de elementos cognitivos ligados a la verdad y la pasión, pero que a esta revolución le sirve de contrapeso necesario para suplir su ausencia ideológica que irreversiblemente puede traducirse (como ha sido en otros  ensayos militares del Continente), en un rechazo ciudadano hacia un incierto crecimiento económico que soslaya la riqueza humana y la libertad en favor de un supuesto orden y eficiencia donde priva el mandar sobre el gobernar y mantener el poder a cualquier costo, incluido el ejercicio de la represión ante toda acción calificada como desestabilizadora. La autocrítica gubernamental y la consecuente inflexión de rumbo no admite más dilación; teniendo presente que “ser gobernados por la mera apetencia es esclavitud, mientras que la obediencia a lo que la ley prescribe para cada uno es libertad” (J.J, Rousseau, El Contrato Social).

Jesús Alexis González
jagp611@gmail.com
@jesusalexis2020