Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Señalan que carácter social de la LOT se apoya en teoría marxista

Según el economista Emeterio Gómez, se hace ver que el capital no crea valor.

Por: Yaneth Fernández

Marcar la transición al modelo socialista es uno de los objetivos que pretende el Gobierno con la Ley Orgánica de Trabajo (LOT), en donde se “privilegie al trabajador en su condición de ser humano y no para que produzca riquezas”.

Desde las filas del oficialismo se intenta desmontar el modelo actual de “explotación capitalista”, al servicio del patrono y del capital, por una nueva práctica donde el trabajador tendrá derecho a un “salario suficiente” que le permita vivir con dignidad y cubrir sus necesidades básicas.

El proyecto de Ley de Proceso Social de Trabajo, que sustituiría a la normativa laboral vigente, concluye que “se cierra el capítulo del trabajo ideológicamente concebido como acción individual al servicio del patrono y del capital, y se asume la concepción científica del trabajo como acción social”.

Precisamente, siendo éste el principio fundamental de la ley se considera “constitucionalmente correcto” denominar al nuevo instrumento como “Ley del Proceso Social de Trabajo”.

Si bien el Presidente Hugo Chávez no ha dado mayores detalles de la Ley de Trabajo que está preparando la Comisión Presidencial, ha destacado que los trabajadores son pieza fundamental para la construcción del modelo socialista. “En el capitalismo el trabajador termina siendo un esclavo”, dice.

El economista Emeterio Gómez, considera que el Ejecutivo lo que intenta es asumir la idea “inconsistente” de Carlos Marx, defensor del comunismo, sobre la Teoría del Valor Trabajo, que dice que el capital no crea valor, sino que se aprovecha del trabajador.

Resalta que el proyecto político del presidente Hugo Chávez es igual al de Fidel Castro en Cuba, o en la Unión Soviética, donde el objetivo es destruir la propiedad privada.

El borrador de la Ley del Proceso Social del Trabajo, que podría ser la guía de la nueva Ley del Trabajo, contempla entre sus bases ideológicas que el trabajo se debe asumir “como una totalidad no divisible entre público y privado”. Se insiste en que debe estar al servicio de la sociedad en función de lograr una “justa distribución de la riqueza” a través de una escala de ingresos que exprese igualdad.

Para Gómez, carece de sentido en Venezuela, y en cualquier parte del mundo, igualar el salario a dos trabajadores que tienen diferente capacidad productiva. “Si un trabajador es capaz de generar un producto mayor que el otro y el socialismo establece que los salarios serán iguales, porque los hombres son iguales, esto no tiene sentido. Fueron esas ideas las que hicieron que el marxismo fuese abandonado”, apunta.

La propuesta de Ley de Trabajo también plantea que “todo conocimiento científico, técnico y tecnológico generado desde el proceso social del trabajo es de propiedad social y estará al servicio del bienestar de la población”, lo que supone para algunos especialistas el desconocimiento del valor de la propiedad industrial. Asimismo, se incorporan los consejos de trabajadores y de justicia comunal, como nuevas figuras de organización laboral.

Gómez plantea que en la medida que una ley le reste ventajas excesivas a la clase obrera y le quite rentabilidad al capital, los perjudicados serán los trabajadores porque se reducen las fuentes de empleo. Plantea que en la LOT se reafirme la rentabilidad del capital y que las actividades que se desarrollen sean rentables.

El Universal

Miércoles, 22 de febrero de 2012