Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad
"...La única forma de cambiar el curso de la sociedad
será cambiando las ideas" - Friedrich Hayek
"Una sociedad que priorice la igualdad por sobre la libertad no obtendrá ninguna de las dos cosas. Una sociedad que priorice la libertad por sobre la igualdad obtendrá un alto grado de ambas" - Milton Friedman
Simonovis. Emeterio Gómez

Venezuela, ella sí, se mantendrá eternamente comunista, con una dictadura feroz…

Todo el terrible daño y todos los horrendos crímenes que el comunismo cometió para imponerse; en alguna pequeña medida, por mínima que sea, estarían justificados… si ese Modelo de Sociedad hubiese sido viable, si hubiese tenido algún sentido, si de verdad el socialismo comunal pudiese construir -o sirviese para construir- una sociedad mejor, más justa o, al menos, siquiera, remotamente vivible, dudosa o tambaleantemente viable, ¡¡con alguna pequeñísima posibilidad de existir!! No ya de tener éxito o de alcanzar sus metas, sino tan solo de existir, de sobrevivir, de mantenerse en el tiempo, ¡¡aunque fuese como una estafa!!

Si los rusos hubiesen podido sostener su delirante Unión Soviética, si no hubiesen fracasado estruendosa y, al mismo tiempo, silenciosamente, sin disparar un tiro, después de la caída del Muro de Berlín; para venir ahora a reconstruir una ¡¡sociedad capitalista!! Si los chinos de Mao, con su mismísimo aparato comunista al mando, no hubiesen dado ese monumental viraje de 1980, comandado por Deng Xiao Pin; si no tuviesen ya 33 años ¡¡construyendo el capitalismo!! Si todos los países de Europa -Polonia, Hungría, Rumania, etc.-, que se hicieron comunistas a la fuerza, aplastados por el Ejército Rojo, no hubiesen regresado desesperadamente al capitalismo en cuanto pudieron. Y, finalmente, la tragedia más cercana a nosotros: si Cuba no hubiese perdido 54 años y los hermanitos Castro, la totalidad de su vida, construyendo el comunismo, para ahora tener que -ellos mismos- dirigir el regreso al miserable capitalismo; si todo ese inmenso fraude o estafa del socialismo hubiese podido, al menos, mantenerse, aunque hubiese sido, repito, como una estafa, como un Modelo Idiota de Sociedad, como una farsa, ¡¡pero en pie!! si así hubiese sido, si por lo menos no hubiesen tenido que regresar vergonzosamente al capitalismo y a la aterradora “explotación del hombre por el hombre”; si todo no hubiese sido tan vergonzoso, ¡¡alguna infinitesimal justificación hubiesen tenido los cientos de miles de asesinatos que el comunismo perpetró!!

Si todos esos crímenes horrendos que cometieron Lenin, Stalin, Beria, Ho Chi Minh, Mao, Pol Pot, los Castro y el Che Guevara hubiesen servido para algo, aunque solo hubiese sido para construir sociedades estúpidas y farsantes, ¡¡pero que se hubiesen mantenido en el tiempo!! dictaduras feroces con miles de planificadores imponiéndolo todo; si así hubiese sido, repito, algún sentido imbécil hubiesen tenido esos cientos de miles de asesinatos. Pero, ni siquiera eso. Se cansaron de matar gente para construir sociedades absolutamente inviables, sin la menor posibilidad de subsistir. Porque la pretensión de eliminar la propiedad privada, la idea necia de igualar materialmente a seres que -en inteligencia y creatividad- son profundamente desiguales; la necedad que significa liquidar la libertad individual con la esperanza de imponer la igualdad, para terminar no teniendo ni libertad ni igualdad, porque el colectivismo y el marxismo fueron simplemente mamarrachadas, ideas que solo pueden caber en mentes enfermas o fanatizadas. Porque el marxismo fue exactamente eso, ¡¡una zoncera!! Porque es una genial pistolada el creer que el trabajo es la fuente exclusiva del valor de las mercancías ¡¡en una Economía de Mercado!! De todo lo cual, dentro de unos años, ya nadie se acordará, salvo por una excepción: Venezuela. Que, ella sí, se mantendrá eternamente comunista, con una dictadura feroz, que permitirá ir asesinando lentamente a todos sus presos políticos… lo que hoy están haciendo con Iván Simonovis.

http://emeteriogomez.wordpress.com